Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Mar 03 Jun 2008, 5:19 pm

El Mercosur de editoriales cartoneras empezó a funcionar en un pequeño espacio cultural de Almagro, “No hay cuchillos sin rosas”, sobre la calle Guardia Vieja, donde nació la irreverente y colorida Eloísa Cartonera. Washington Cucurto, Javier Barilaro y Fernanda Laguna crearon este proyecto comunitario sin fines de lucro que, desde 2003, integra el trabajo de cartoneros, artistas plásticos y escritores en la edición de libros artesanales, elaborados con cajas de cartón, con tapas pintadas a mano, páginas fotocopiadas y tiradas limitadas, de 500 a 1000 ejemplares, de narradores y poetas de toda América latina. El fenómeno se expandió en Perú con Sarita Cartonera; en Chile con Animita; en Bolivia con Mandrágora y Yerba Mala; en Paraguay con Yiyi Yambo; en Brasil con Dulcinéia Catadora, y la más reciente en México, La Cartonera. Ahora mudada al barrio de La Boca, sobre Brandsen al 600, a metros de la Bombonera, la madre de todas las editoriales cartoneras invita a quedarse, a tomar mate, a escuchar cumbia y salsa en la vereda, mientras se hacen los libros con pinceles, témperas y cartones, a la vista de los vecinos y turistas que merodean por la zona. En el pequeño local, los libros publicados y agrupados en varios estantes dan cuenta de la diversidad del catálogo de Eloísa, con más de cien títulos publicados. Conviven, entre otros, César Aira y Ricardo Piglia, Leónidas Lamborghini y Enrique Lihn, Alan Pauls y Mario Bellatin, Fogwill y Andrés Caicedo, Arturo Carrera y Ricardo Zelarrayán.


“La Osa”, de cartonera a famosa

Miriam Sánchez, más conocida como “la Osa”, tiene 23 años y la remera de Boca gastada de tanto uso. Dejó de cartonear en las calles hace seis meses. Ahora, como todos, cumple múltiples funciones, desde pintar hasta distribuir los libros en las librerías, ferias, puestos callejeros e instituciones como la Universidad de las Madres y el Centro Cultural de la Cooperación, entre otras. Llega contenta, vendió todos los ejemplares en La Boutique del Libro de Palermo, y su sonrisa abraza al barrio. Uno quisiera llevarse a esta mujer a todas partes para escucharla y que cuente sus historias. “Yo era cartonera y siempre pasaba con mi carro. Quería saber qué era, entrar. Y le dije a mi marido, pero no tenía ninguna excusa porque no tenía buen cartón. Un día pedí pasar al baño para chusmear. Entré, hice como que fui al baño, pinté una tapa y me fui. Después de cinco meses me decidí a venir a trabajar acá, pero me recostó dejar el carro”, confiesa la Osa, que todos los días viaja de La Plata hasta La Boca. “Me gusta ser famosa, que me hagan entrevistas, que me saquen fotos”, admite y revela que sus libros preferidos son Salón de belleza, de Bellatin, y “La cartonerita”, un poema de Cucurto. “Yo le digo a mi familia y amigos que ese poema me lo dedicó a mí, pero es mentira. Y mi familia dice: ‘¡Mirá vos, la Osa, de cartonera a famosa...!’”

María Gómez, 26 años, estudiante de Comunicación, señala que lo mejor que se puede decir sobre el surgimiento de las editoriales cartoneras lo planteó el escritor boliviano Crispín Portugal, uno de los fundadores de Yerba Mala. “El dice que ya no importa si alguien cae en esta lucha porque otros vendrán. Este fenómeno no es de nadie, es algo que está en movimiento y que es imparable”, asegura Gómez. Uno de los “proveedores oficiales” de cartón es Oscar, un vecino del barrio que consigue cajas de cartón sin manchas. “A él se le paga 25 centavos por caja, que sería más o menos $ 1,50 el kilo, depende del tamaño de las cajas, cuando en los depósitos les pagan 40 centavos el kilo”, compara. Una vez que tienen el cartón, se corta y se pintan con témperas los nombres de la obra y del autor, se encuaderna la tapa junto con el cuerpo de la obra que sale, tibiecito como pan caliente, de la pequeña máquina Multilith 550, que maneja Renzo, y... listo el libro para quien lo quiera comprar. El costo de los ejemplares oscila entre 8 y 15 pesos, pero hay una promoción, para los que compran en el local, de 3 libros a 10 pesos.


La santa de las prostitutas

Sarita, la cartonera peruana, nació en los primeros meses de 2004 con cuatro títulos: Cara de ángel, de Oswaldo Reynoso; El arte nazi, de Santiago Roncagliolo; Fuga última, de Aldo Miyashiro, y Ayer, del chileno Juan Emar. “En ese momento había muy pocas editoriales independientes en Perú, entonces tuvimos mucho eco. Aunque los autores y la prensa nos trataban muy bien, las librerías no querían nuestros libros”, recuerda Jaime Vargas Luna (Junín, 1980), que estudió Literatura en la Universidad de San Marcos en Lima, dirige otra editorial llamada [sic] y preside la Alianza Peruana de Editores. El cambio de actitud fue durante la Feria del Libro de Lima en 2005 cuando Sarita, tan desprejuiciada, colorida y rotunda, lanzó Underwood portátil modelo 1915, de Bellatin. “Como la única edición del libro era la nuestra, la vendimos muy bien. Eso ocasionó que la cadena Crisol de librerías nos buscase para distribuir ese título en su cadena y, con ello, entramos a las demás y con todo el catálogo”, precisa el editor, catálogo que hasta la fecha está integrado por cuarenta títulos, que incluyen libros de Fernando Iwasaki, Pedro Lemebel, Daniel Alarcón, Rodrigo Hasbún y Luisa Valenzuela, entre otros. “Sarita Colonia es el nombre del mayor icono popular limeño, quizás incluso peruano –revela Vargas Luna–. Es una santa no oficial, no católica. La santa de los choferes de buses, de las prostitutas. Era el nombre perfecto para lo que queríamos.”

Al principio, los fundadores de Sarita publicaban a escritores peruanos inéditos pero, con la irrupción de otras editoriales independientes, cambiaron de estrategia y decidieron publicar a escritores latinoamericanos cuyos libros no llegaban a Perú; o llegaban, pero a precios inaccesibles. Poco a poco, fueron sacando libros de Piglia, Haroldo de Campos, Margo Glantz o Diamela Eltit. Vargas Luna sostiene que todas las experiencias cartoneras comparten un horizonte semejante. “El trasfondo común tiene que ver con la necesidad de acercar la literatura a la calle y evidenciar la calle en la literatura; y también con cruzar fronteras y generar movimientos colectivos. Los catálogos de cada cartonera tienen sus propias búsquedas, pero hay un espíritu más o menos anarco, más o menos desacralizante, que nos abarca a todos.”


¿Qué diablos es ser callejera?

Ximena Ramos comenta que Animita Cartonera empezó a funcionar a fines de 2006, cuando lanzaron siete libros de Gonzalo Millán, Carmen Berenguer, Mauricio Electorat, Teresa Wilms Montt y José Santos González Vera, entre otros. “Salimos con bombos y platillos, al menos mediáticamente, cosa que nos ayudó bastante para poder dar a conocer el proyecto”, confiesa Ramos, que estudió Literatura en la Universidad Diego Portales. En cuanto a las reacciones que generó la aparición de Animita, que ya lleva publicados 18 títulos y tiene en su catálogo, entre otros, al poeta Raúl Zurita, Ramos detalla que hubo “desde el apoyo absoluto e incondicional a los chismes por la espalda, del tipo ‘son chicas burguesas que arman una cartonera’, como si tuviésemos que estar sentadas en la cuneta con una actitud entendida como ‘callejera’. ¿Qué diablos es eso? Para poder ser válidas para algunos”, se enoja, con razón, Ramos. Las animitas son pequeñas grutas generalmente en forma de casitas, del tamaño de una caja pequeña, dispuestas en las orillas de los caminos cuando ocurre un accidente en la calle, una muerte injusta que no debió ocurrir. “Es algo objetual que toma características divinas, que habita las calles y que puedes encontrar del norte al sur, sin exclusiones”, cuenta la editora.

Animita forma parte de Editores de Chile, una asociación paralela a la Cámara Chilena del Libro, conformada por editoriales independientes. “Nos hicimos socias porque nos ayuda a la hora de lograr ciertos objetivos, como poder ir a ferias colectivamente, llegar a acuerdos, ser parte de la discusión del libro y la lectura, proponer iniciativas y un sinfín de puntos que, muchas veces, se logran colectivamente y no siempre luchando solo”, plantea Ramos. “La relación con las macroeditoriales es nula. Es más, dudo de que nos conozcan.” Calidad, proyección y viabilidad son las claves del catálogo de Animita, que este año incorporará a autores como Daniel Alarcón, Gonzalo Garcés y José Kozer, entre otros. “Nosotras damos a conocer autores en un formato que llega justamente a quien no se puede comprar ni tiene acceso a un libro Anagrama”, compara la editora.


Tiempos de revancha

A principios de 2006, los escritores bolivianos Darío Luna, Crispín Portugal y Roberto Cáceres querían publicar en el mercado editorial más pequeño de América latina (1.200.000 personas no saben leer ni escribir). “Estuvimos un poco angustiados, pues había mucho que decir, sobre todo de El Alto; y luego de ver las experiencias en la Argentina y Perú, nos decidimos”, recuerda Cáceres. “Publicamos nuestros libros con poca esperanza, pero a la gente le gustó y empezamos a crecer. La recepción por parte del medio intelectual fue en un primer momento reticente, pero posteriormente se integraron”, revela Cáceres, que publicó Línea 257 en YMC, cartonera que cuenta en su catálogo con 17 títulos. “La yerba mala crece en cualquier parte, sobre todo en el lugar que tú menos la desees, y siempre se la quiere extirpar porque es molesta –explica Cáceres–. La vas a sacar y va crecer otra vez. Hemingway decía que los pobres somos como la yerba, crecemos en cualquier parte. Por eso nos ha gustado Yerba Mala, porque nos van a matar, pero van a venir otros atrás... Es una suerte de terquedad por la supervivencia.”

“En 2006, nadie comprendía cómo se había organizado la gente para derrocar al Goni (Gonzalo Sánchez de Lozada), no había un líder, todo el mundo salía a la calle. Podría decirse que Yerba Mala comenzó devolviendo uno de los gases lacrimógenos: valorándonos, encaprichándonos en lo que somos nomás, sin mayores pretensiones. Evo subió y nos reconocimos aún más –admite Cáceres–. Pero ese reconocerse no es hacer una literatura panfletaria, sino una literatura que eleve nuestro imaginario, que construya nuestra cultura, que no es ni la andina pura, ni la camba pura, ni la occidentalizada, sino una mezcla de eso.” El único apoyo que recibe YMC es de los lectores. “Tratamos de apostar a una literatura sin donativos, lastimerías, subvenciones. Existen instituciones que ayudan, ONG, pero hemos visto que seríamos cómplices si recibiéramos su dinero. Creemos que ellos sólo quieren justificar sus dineros y reunirse luego en elegantes hoteles, restaurantes y con ropa de diseño para hablar de la gran ayuda que están haciendo a los pobres. Somos pobres, pero no queremos que sientan piedad por nosotros”, subraya Cáceres. “Ser escritor y editor en Bolivia es quijotesco, romántico, kamikaze o suicida y por eso mismo absolutamente atractivo. Estamos viviendo unos tiempos decisivos, no podemos quedarnos con los brazos cruzados”, sugiere el autor boliviano.

En la ciudad de Cochabamba, Bolivia tiene otra editorial cartonera, Mandrágora, en homenaje a la planta afrodisíaca, pero también a la obra teatral homónima que escribió Nicolás Maquiavelo. Iván Castro Aruzamen (Chuquisaca, 1970) informa que a fines de 2004 decidió con unos amigos llevar adelante el proyecto después de conocer la experiencia de Eloísa. “En nuestra primera presentación, los libros causaron curiosidad y, al mismo tiempo, fue un éxito: hicimos 50 ejemplares de los primeros tres títulos y se vendieron como pan caliente. Hablar de intelectuales en Bolivia es una tontera, porque no hay pensadores y la crítica literaria está en pañales.” Castro Aruzamen, profesor de Literatura y Filosofía en la Universidad Católica de Cochabamba, sostiene que Evo Morales no tiene ninguna significación en el proyecto de la editorial, que ya ha lanzado una veintena de títulos como El pianista, de Piglia; Noches vacías, de Cucurto, y Como la vida misma, de Edmundo Paz Soldán.

“Mandrágora es un proyecto social y cultural, inserto en la lucha contra la deshumanización del neoliberalismo, pero no desde una óptica marxista o socialista. Sabemos que el modelo causa estragos en sectores como los recicladores y que los nuevos parias entre los parias son los cartoneros y chicos de la calle; pero pensar que haciendo libros les vamos a dar un futuro mejor, es una quimera. Sólo buscamos democratizar el acceso al libro y difundir literatura.” Castro Aruzamen reconoce que la relación con sus pares de Yerba Mala es conflictiva. “Ellos defienden abiertamente el proyecto de Evo Morales, y buscan una estética afincada en la literatura de cuño indigenista, marginal, contracultural y todas esas vainas que andan de moda hoy con los populismos.”


Castillos en el aire

El efecto “contagio cartonero” llegó a México, más precisamente a Cuernavaca. La Cartonera acaba de lanzar en febrero sus dos primeros títulos: El silencio de los sueños abandonados, una colección de canciones y un disco compacto de Kristos, y Cristo en Cuernavaca, un relato del escritor norteamericano Howard Fast. Raúl Silva, uno de los fundadores, cuenta que el proyecto ha despertado el interés de los medios de comunicación. “El mercado editorial es un eslabón más de una concepción del mundo basada en el consumo y el desecho. Vivimos dentro de una enorme maquinaria que no se detiene ni se detendrá –alerta Silva–. El vértigo de lo masivo y del éxito es una enfermedad que parece incurable. Por eso estimula pensar y saber que, al margen de esos enormes monstruos editoriales, existen gestos que consisten en construir castillos en el aire.” La Cartonera busca publicar a escritoras y escritoras de la ciudad de Cuernavaca, pero también a autores de otras partes. “Los caminos de la literatura son infinitos. El aporte de las editoriales cartoneras no se puede medir con instrumentos de la mercadotecnia. Su existencia es demasiado silvestre, por suerte. Basta ver las portadas de Eloísa o las de Sarita para entender que no sólo es un acto literario lo que propagan estos proyectos sino también un recorrido museográfico”, plantea Silva.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ni cuentapropistas, ni patrones

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 15 Sep 2008, 12:45 pm

Recuperar una fábrica o armar una cooperativa de trabajo juntándose con otros desocupados no fue fácil para los que hoy integran ese sector económico al que se nombra románticamente como autogestión. Pero una vez que lo lograron, los trabajadores de ese mundo creado desde la nada se enfrentan a una dificultad tal vez no menor: la de explicar quiénes son. “Ni trabajadores en relación de dependencia, ni sindicalizados, ni cuentapropistas ni tampoco patrones –dice José Orbaiceta, y arquea velozmente las cejas en un signo de interrogación–. Somos otra cosa que la crisis argentina generó.”

Orbaiceta lo señala al contar para qué se formó la Unión de Federaciones de Cooperativas de Trabajo, una organización que acaba de agrupar a federaciones de cooperativas de tres ramas antes no vinculadas:

- Cooperativas de trabajo tradicionales.

- Empresas recuperadas.

- Cooperativas nacidas de un proceso reciente, el de los planes de construcción de viviendas.

Es miércoles, día en que los integrantes de la unión se juntan para una reunión semanal en el Bauen. En la sala ya está Fabio Resino, del hotel; Jorge Bevilacqua, de la cooperativa Amigo; Orbaiceta, de Fecootra, y otros que van llegando y acomodándose en la mesa.

El Bauen fue reabierto hace cinco años. Orbaiceta viene de Ferrograf, una cooperativa gráfica mucho más antigua, nacida en los ‘70. Cuando durante la dictadura se quedaron sin trabajo en la imprenta de la Facultad de Ingeniería, sus compañeros del sindicato gráfico de La Plata les prestaron unas máquinas para empezar a trabajar. En la mesa, alguien apunta que en realidad una de las primeras cooperativas de trabajo se creó durante la primera presidencia de Perón. Es la textil Cita, que todavía existe, en la ciudad de La Plata. En cambio, las cooperativas de construcción están dando sus primeros pasos. Están integradas por antiguos desocupados que a partir del 2003, con el impulso del Estado a los planes de viviendas, formaron grupos de trabajo a nivel municipal. Aunque pensados como cooperativas temporarias, algunas lograron establecerse y crecer. Hoy trabajan en obras públicas y también para privados.

¿Por qué la unión? Resino describe: “Todos nosotros funcionamos bajo una doble lógica. Aunque no tenemos patrón competimos en el mercado, un mercado que de por sí es caníbal y salvaje. Para sobrevivir tenemos que conseguir rentabilidad, lo que nos lleva a competir, y en la carrera loca de la competencia se crea autoexplotación, trabajo en negro, desesperación por bajar los costos. Esto es lo que queremos evitar, porque tampoco tiene sentido la autogestión si no podés producir de otra manera”.

Resino habla, además, de un cambio en la forma de entenderse a sí mismas de muchas recuperadas. Años atrás primaba en muchos discursos la idea de que las fábricas reabiertas debían ser estatizadas y puestas bajo control obrero; la idea de armar una cooperativa de trabajo, en cambio, era vista casi como bajar todas las banderas. “Había recuperadas que se inscribían como cooperativas sólo para salvar la cuestión legal. Pero llegado un punto, te guste o no, lo mejor es asumir tu realidad. Si tenés el collar, los dientes y las cuatro patas...”

Para las cooperativas más antiguas, el contacto con las recuperadas les llevó aire fresco. “La novedad de los bachilleratos en las fábricas, los centros culturales, las radios comunitarias. Porque nosotros veníamos un poco aislados, metidos para adentro, cada uno en su territorio”, dice Orbaiceta. Y apunta que ellos tienen para aportar la experiencia: “Si una cosa sabemos es cómo sobrevivir a lo que venga. Pasamos por todas las crisis económicas de la Argentina y salimos a flote”.


Los números

Imposible dar números rigurosos sobre cuántos son en el sector ni qué peso tienen. Todavía poco visibles para la mayoría de los observadores, incluido el Estado, aún no hay mediciones periódicas que sirvan para contar la importancia que las cooperativas de trabajo están teniendo en la Argentina. Existen, sí, algunas cifras para una aproximación, con los recaudos del caso.

- Según el censo 2007 del Inaes (Ministerio de Desarrollo Social) y la Universidad de Tres de Febrero, las cooperativas de trabajo representan 50 mil puestos remunerados.

- Las recuperadas organizadas como cooperativas son unas 250, según los registros del Ministerio de Trabajo.

- Las cooperativas de trabajo de la construcción, creadas a partir de los planes de viviendas, son 3200 (de ellas sólo un porcentaje consigue establecerse).

La Unión de Federaciones agrupa así a unas 150 empresas entre preexistentes y recuperadas. Es una entidad de tercer grado. La integran, entre otras, la Federación Cooperativas de Trabajo (Fecootra), la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados, (Facta), la Federación de Empresas Recuperadas y Cooperativas de Trabajo (Ferycootra), la Asociación Nacional de Trabajadores Autogestionados (ANTA). El Inaes viene apoyando este proceso de unidad.


Hacia al Estado, el reclamo de la unión es la sanción de una ley de cooperativas de trabajo (hay varios proyectos en Diputados), que garantice a los trabajadores autogestivos los mismos derechos que quienes están en relación de dependencia.

“Hoy, por ejemplo, no tenemos garantizada la obra social”, señala Bevilaqua.
En algunas caos pueden afiliarse a la actividad del rubro –los gráficos, por ejemplo–, pero en otros, como el de la construcción, el gremio no los acepta. El acceso a la obra social está librado a la decisión de cada sindicato. Tampoco tienen acceso a una ART, y para jubilarse tienen que aportar como monotributistas.

Otro reclamo tiene que ver con medidas de fomento y promoción para el sector. “Si vamos al banco a pedir un crédito no somos lo mismo que Techint, aunque juntos demos más trabajo”, dice Orbaiceta.


Para Bevilaqua, “el tema de que el Estado tenga políticas para el sector depende en gran medida de cómo logremos nosotros hacernos visibles”. ¿Por ejemplo? En estos días hay dos nuevas empresas en proceso de ser recuperadas, el club Comunicaciones y la Encuadernadora Nueva Unión. Cualquiera hubiera dicho que la recuperación de empresas era algo terminado, pero sigue sucediendo. Al mismo tiempo, las cooperativas se van abriendo un camino, y hoy es mucho más frecuente que los gobiernos, a nivel nacional o municipal, las contraten.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por diegoventu el Lun 15 Sep 2008, 1:16 pm

Las cooperativas son empresas que dependen del Estado, no sobreviven por sí solas.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 27 Oct 2008, 3:52 pm

“Bienvenidos al cantri de la Túpac Amaru”, reza el cartel en la entrada del barrio de viviendas sociales, para burlarse de los que lo llaman “el country de los villeros”. Adentro, decenas de niños del barrio Alto Comedero, en las afueras de San Salvador de Jujuy, juegan en una pileta comunitaria. Cerca de allí, en un quincho, se huele el aroma de un asado de domingo (sin alcohol, la disciplina de la Túpac es estricta), mientras un grupo de obreros juega al fútbol en una cancha de cemento. La organización barrial Túpac Amaru, que lidera Milagro Sala, tiene allí uno de sus epicentros, que se extienden capilarmente con cientos de comedores, guarderías, salas de atención médica, tres fábricas (una cementera, una textil y una metalúrgica) y dos escuelas en el centro de Jujuy. “La Túpac está donde hay una necesidad, por más que los compañeros no estén afiliados”, dice Sala, que acompañó a Página/12 en una recorrida por su vida y obra.

Dirigente de ATE, empleada del departamento de folklore del gobierno provincial, Milagro empezó con “cuatro o cinco compañeros” a extender la militancia gremial a los barrios, por pedido de Víctor De Gennaro. Era 1999 y los cortes de ruta en Jujuy y Salta estaban a punto de caramelo. “Volteamos cinco gobernadores, pero nos seguíamos perjudicando los que menos teníamos. Allí fue que empezamos con los hornos comunitarios: salíamos a vender empanadas, pizzas, locro y otras comidas. Con la plata, financiábamos las primeras copas de leche”, explica Milagro.

La copa de leche es la base de la organización. Todos los que se convierten en delegados de la Túpac tienen que haber coordinado una copa. “El requisito para entrar es ser solidario”, resume Milagro. Existen cerca de 900 delegados, que conforman la asamblea de la Túpac, que se reúne una vez por semana a tomar decisiones. De la experiencia árida de fines de los noventa, pasaron a tener 70 mil afiliados y a darles la copa de leche a 45 mil pibes: hay unas 400 en toda la provincia, que funcionan como las unidades barriales del movimiento, donde también hay huertas comunitarias, roperos comunitarios, talleres de apoyo para primaria y secundaria.

En 2004 consiguieron el primer financiamiento del gobierno nacional para construir viviendas. Les exigían que tuvieran arquitectos, ingenieros y contadores. “Nosotros le decíamos que teníamos todo, pero no –se ríe Milagro–. Empezamos a aprender de los compañeros albañiles, de los maestros mayores de obra.” Las casas y edificios que construyen pasaron rápidamente de ser las clásicas prefabricadas a tener un diseño propio, a tener inventiva (un ejemplo es el jardín maternal, al que decidieron construir como un castillo de cuento). La sede central de la Túpac, un edificio imponente, la hicieron en seis meses. Allí tienen una pileta climatizada, un tomógrafo y un ecógrafo.

También hay una pileta en la primaria para adultos Germán Abdala y secundario Olga Arédez. Tienen tres materias obligatorias: autoestima, historia y cultura de Jujuy y de los pueblos originarios y lucha del movimiento obrero. Ahora van a ir por un terciario. Estudiar es una obligación para cada obrero de la Túpac: si no completaron la secundaria, salen antes de turno de la fábrica y entran en la escuela.
“El edificio no importa, si les tenemos que enseñar bajo un árbol, les enseñamos”, dice Milagro.

También hay otra pileta comunitaria en una estación de tren que recuperaron como centro recreativo al que puede asistir cualquiera: allí hay un escenario donde ensaya la murga Los Alegres Quemagoma y varios grupos de rock. La única condición es que no traigan alcohol. Ayer en el centro recreativo se repetía la escena: decenas de niños bañándose, escapando al calor, entre el decorado de duendes que puso la Túpac. Hay otras 7 piletas, una por cada barrio que construyeron. ¿Por qué tantas? “Porque acá en Jujuy era un símbolo de status de las familias de clase media o alta. Los pobres no iban a la pileta, se bañaban en ríos contaminados”,responde Raúl, el marido de Milagro. La más simbólica de las que construyeron está en el Hogar Escuela que había hecho Evita. Ella había construido una pileta allí, pero con el tiempo la taparon y edificaron encima una iglesia. Toda una señal para los pobres.


El cantri

Cuando llegaron era un terruño, con maleza
, que se inundaba por las crecidas del arroyo Las Martas. Hicieron una obra de canalización del arroyo con cuatro enormes tubos de concreto que construyeron ellos mismos y evitaron que se siguiera inundando. Tuvieron que construir plataformas para las casas, porque la tierra es arcillosa –a las viviendas sociales que hizo el Estado provincial se les está resquebrajando el suelo; a las de ellos, no–, y aun así las viviendas las hicieron en tiempo record.

También construyeron sus propias fábricas –todas tienen pinturas incaicas en su fachada–, un polideportivo y hasta una iglesia,
que les pidió el obispo Marcelo Palentini. Tiene un estilo soviet, y una cruz gigante. Después de que la hicieron, estuvo un tiempo deshabitada, hasta que un día Milagro levantó el teléfono y le dijo al obispo: “O me ponés un cura o me hago una bailanta ahí”. El cura apareció. El barrio tiene seguridad por las noches “organizada por los compañeros”, un centro médico, una ambulancia propia, un jardín maternal, un mercado, un cibercafé, todos administrados por una cooperativa. Las casas varían de colores según la etapa de la obra: las hay verdes, rosadas, celestes. Sus habitantes las decoran con cortinas distintas, una tiene dos cisnes en la entrada; otra, una bandera de River.

Las fábricas están en medio del barrio: la mitad de sus empleados son mujeres, así como tienen en la construcción plomeras, electricistas y oficiales albañiles. “Jujuy es una sociedad muy machista. A mí me costó y por eso creo que a Cristina le cuesta también. Pero nos impusimos. Los hombres, cuando nos gobernaron, vendieron todo y nos hicieron morir de hambre. Así que las mujeres tuvimos que salir a la ruta”, cuenta Milagro. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner estuvo para inaugurar la textil, poco antes de que la Túpac volcara una multitud al acto en Las Hieras por el 25 de mayo, en medio del conflicto con las entidades rurales.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por diegoventu el Lun 27 Oct 2008, 4:06 pm

Este topic me recuerda a:

avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Mar 28 Oct 2008, 9:04 am

Los bachilleratos populares nacieron en 1998, por iniciativa de un grupo de docentes e investigadores universitarios que acompañaron el proceso de las fábricas recuperadas. Diez años más tarde, ya hay veintitrés en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Tienen el reconocimiento del Ministerio de Educación y otorgan títulos oficiales, pero sus profesores no cobran sueldos. En estos días están haciendo una campaña para que el Estado reconozca su trabajo.

Roberto Elisalde y Marina Ampudia integran el grupo fundador de los bachilleratos. Ampudia es antropóloga; Elisalde, historiador. “En la Argentina hay una larga historia de experiencias autogestionarias en educación. Los anarquistas y socialistas abrieron sus escuelas a fines y principios de siglo XX. Juan B Justo, José Ingenieros, fueron profesores. Más tarde tuvimos las universidades obreras creadas por el sindicalismo preperonista de la década del 30 y después la universidad obrera que impulsó el peronismo. En los ’80, finalizada la última dictadura, se desarrollaron las experiencias de educación popular freyrianas. Cuando estas experiencias autogestionarias encontraron políticas públicas con las cuales articular, lo hicieron, como con el peronismo. Pero hoy esto es algo que todavía no se termina de concretar”, señala Elisalde.

Los bachilleratos populares retoman esa tradición, sumándole elementos de esta época. El 90 por ciento de sus docentes son graduados o estudiantes universitarios; son, a la vez, investigadores, profesores de escuelas de adultos y militantes sociales. Los bachilleratos se definen como una organización social en sí misma, que articula con otras organizaciones sociales: empresas reabiertas por sus trabajadores, movimientos territoriales y sindicales.

El avance de los bachilleratos puede contarse en tres etapas. Del ’98 al 2003 el grupo inicial formó el equipo de educación popular y crearon los primeros bachilleratos. A partir del 2003 comenzaron a ser convocados por empresas recuperadas que querían abrir bachilleratos en sus edificios, para que sus integrantes terminaran el secundario y como una forma de vincularse con los vecinos del barrio. Se sumaron después otros actores, como movimientos sociales (hay bachilleratos en galpones del Movimiento Teresa Rodríguez y el Frente Darío Santillán) y sindicales (como Anta y el Movimiento de Ocupantes e Inquilinos, de la CTA). A partir del 2007 lograron el reconocimiento oficial, tanto del Ministerio de Educación porteño como de la provincia de Buenos Aires, como escuelas con capacidad de otorgar títulos.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Jue 25 Dic 2008, 9:28 pm

Sí, Papá Noel existe. Al menos eso es lo que cree la prensa de Bélgica. Un residente de la ciudad de Riemst, en el este de ese país, se ganó la lotería "Euromillón" que en su último sorteo repartió 7,5 millones de euros.

El hombre de 50 años y padre de dos hijos decidió donar la mitad -3,75 millones de euros- a las familias necesitadas de su localidad, según informan hoy los medios locales.


"Papá Noel vive en Riemst", tituló el diario flamenco Het Laatse Niews en su especial de Navidad.

El inesperado benefactor ganó el 12 de diciembre en el sorteo de la lotería europea y anunció que donará la mitad al Centro de Ayuda Social de su municipio, para que lo distribuya entre los más pobres.

Según el diario local Belang van Limburg, el ganador de esta lotería es soltero, tiene dos hijos y años atrás vivió en la pobreza.



Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 27 Dic 2008, 9:36 am

Nació en Bolivia, es nieto de abuelos quechuas que nunca aprendieron a hablar el castellano. La generación de sus padres perdió la tradición indígena, la identidad, y él yo quiso ser puente entre sus abuelos indígenas y la sabiduría ancestral en general. "Me considero un comunicador que va transfiriendo a este tiempo enseñanzas de la sabiduría ancestral", dice Chamalú -ese es su nombre espiritual, que define su rol como servidor y educador, su nombre legal es Luis Ernesto espinosa. El ha llevado a los cinco continentes y a más de mil ciudades sus conferencias, desde hace 35 años.

Chamalú es el creador de las "Komunidades Janajpacha" en Bolivia, México, Colombia y Uruguay. En sus comunidades no existe la propiedad privada, tampoco las adicciones. Se valora y respeta a la Tierra o Pachamama, se practica una medicina natural, se enseña una educación alternativa, se invita al autoconocimiento, a las prácticas chamánicas y a volver a recordar y recobrar nuestra sabiduría ancestral.

"Nuestra propuesta es recuperar la sabiduría ancestral y recuperarla en forma de estilo de vida, no de técnica, no de dogma, no de ritual, nada aislado, sino como un todo integrado, como una forma de ver el mundo de otra manera. Un nuevo paradigma, nuevos valores y principios que, en realidad, no son nuevos sino más bien viejas novedades. Y estoy pensando en la solidaridad, en la reciprocidad, en el respeto a la Madre Tierra. A partir de ello surge una nueva agricultura, una nueva educación, una nueva medicina, un nuevo modelo de pareja, y todo un nuevo modelo de organización social. Los indígenas fueron los primeros ecologistas, y ahora no podemos dejar de olvidar que hay una emergencia planetaria. Estamos a punto de anular la capacidad del planeta tierra de sustentar vida en su centro. Por eso, ante este contexto bastante dramático, hace dieciocho años que hemos creado nuestra primera Komunidad "Janajpacha" en Bolivia, que en quechua significa 'paraíso'. La propuesta de la comunidad es que sea como un embrión de una nueva sociedad, donde se pueda vivir otra vez a partir de los principios de solidaridad y reciprocidad, sin propiedad privada, en un encuentro con uno mismo y con el otro, admitiéndolo en su diversidad, y con la Madre Tierra con respeto y si destruirla", explica Chamalú que, en pleno centro de Buenos Aires, se destaca por su hablar pausado y armonioso.

Está acá para dar varias conferencias. Hoy, 26 de diciembre dará a las 17 hs en La Biblioteca Pública Nora Bombelli (Vicente López –Calle Francia 3569) dará uma charla sobre "Ecologia, humanidad y espiritualidad" y a las 19 en Capital, en La calle Doblas 1358 hablará sobre "La espiritualidad como forma de vida". Ambas conferencias son con entrada libre y gratuita. Y el sábado 27, y domingo 28 dará cuatro seminarios de sanación, espiritualidad, pareja y empresarial. Para más información, pueden visitar esta página web:http://www.chamaluenargentina.com.ar/. (Los seminarios Del fin de semana son arancelados) :pensar:

La forma de vida comunitaria es uno de sus puntos fundamentales para este nuevo modelo de organización social. Chamalú, que está muy informado de todo lo que ocurre en el mundo, recuerda que frente a la profunda crisis que vivió nuestro país en 2001, muchos argentinos argentinos volvieron a las ollas comunitarias, a las redes solidarias. "El ser humano ha sobrevivido, y ha llegado hasta este tiempo gracias a que ha sabido trabajar en equipo, ha sido capaz de pensar en términos no individualistas. Nosotros pensamos que el individualismo es una patología social, y que el consumismo es el síntoma de una mentalidad depredadora, despilfarradora, como si los recursos fueran inagotables, lo cual es un suicidio0. Creemos que este es un tiempo de austeridad, tenemos que empezar a pensar en términos más ecológicos y recordar lo que nos enseñó algún abuelo indígena que la tierra la estamos tomando prestado de nuestros hijos, de nuestros nietos, de las generaciones que todavía no han nacido", reflexiona Chamalú.

Las comunidades en Bolivia, en México y Uruguay tienen las puertas abiertas a todos aquellos que quieran pasar un tiempo explorando otros estilos de vida más espirituales, mas ecológicos, más alternativos, sin vínculo con ninguna religión, más saludables... más humanos. Por las "Komunidades Janajpacha" han pasado más de siete mil personas, en grupos que oscilan de veinte a cien personas. Si la persona va de visita por pocos días hay un costo de estadía de manutención. :pensar: En cambio, si se integra a la comunidad por un período mayor de seis meses todo es libre. "Apoyamos a la gente que decide invertir parte de su tiempo en su crecimiento, e n mejorar su manera de ser. Porque pensamos que si uno cambia, ayuda a cambiar la humanidad. No hay mayores requisitos. Está abierta a todo el mundo".

Con respecto al problema ambiental Chamalú cree que es suficiente con que cada uno haga su parte. "A los lectores de este diario les diría que empiecen a hacer pequeñas cosas que, multiplicadas por millones de personas haciéndolo, es una gran fuerza transformadora. Por ejemplo, dejar de derrochar agua, el agua va a ser una de las cosas que va a escasear, va a ser motivo de guerra en algunos casos. Ahorrar energéticamente, no hace falta dejar las oficinas iluminadas, computadoras encendidas. La crisis energética está a la vuelta de la esquina para toda la humanidad. Acabo de estar hace poquito en la India donde se ve la pobreza masiva. En ese país ya ni siquiera saben cuántos son, ya no hay censo posible de detectar tanta gente, tanta muerte y tanta pobreza. Creo que el ser humano tiene que aprender a vivir de otra manera sino quiere que pronto unos pocos privilegiados estén emigrando a colonias en el espacio. Creo que el planeta tierra está llegando a una fase de no retorno. Entonces, en las escuelas hay que enseñar ecología, los medios de comunicación tienen que dar más información y reportajes ecológicos. He estado también en Alaska recorriendo glaciares, o ex glaciares, el Bolivia teníamos una pista de esquí a 5600 metros de altura que ya no existe más. El planeta se está desequilibrando y eso va a significar grandes trastornos a todo nivel. Nadie puede decir que ese tema no le interesa, que ese tema no le afectará porque estamos como tripulantes de un mismo barco que es el planeta tierra, y que si no hacemos algo, va a naufragar", piensa en voz alta este chamán quechua.

Para él es indispensable que los políticos incorporen lo verde, lo ecológico a sus discursos, no como un acto demagógico, sino con propuestas concretas. También, que se implemente ya una legislación ambiental mucho más drástica, y redefinir las nociones de desarrollo. "No podemos seguir planteando un desarrollo como si los recursos fueran ilimitados, más bien son totalmente limitados. Hay que ver el tema demográfico también, no se trata de que en planeta seamos cientos de millones al punto de tener que comernos unos a otros. Entonces, creo que hay que planificar el desarrollo, hay que hacer varios cambios importantes", agrega.

Su visión y revisión del amor y la pareja también es muy revelador. Chamalú critica el modelo de pareja convencional, esa institución que en el 80% de los casos fracasa. "Nosotros planteamos un modelo de pareja donde nunca deberían estar juntos ni formar una pareja personas que no aprendieron a estar solas previamente, personas que no aprendieron a ser felices estando solas, porque se trata de sumar lo que uno tiene. Si sumamos dos infelicidades, dos vacíos, dos incompletudes, estamos multiplicando aquello. Creo que hacen falta escuelas para aspirantes a formar pareja, donde al principio se les disuada, se les desanime, se les invite a conocerse más a ellos mismos. Cuestionamos el noviazgo, el enamoramiento, que hasta en la misma palabra dice: "en amor a... miento". La mentira del encandilamiento, de la embriaguez, del novio: del que "no vio nada", razona Chamalú.

¿Y cómo hacer para evitar esa etapa ineludible del enamoramiento? Hay que atravesarlo. Es como la borrachera que se va a pasar más temprano que tarde, y uno va a empezar recién a descubrir al otro, a dejar de verlo cubierto por la idealización de que ha sido objeto. En ese caso, hay que esperar más. Por ejemplo, es interesante que cada pareja, antes de casarse realice un viaje juntos. El hecho de que estén las 24 horas varios días va a hacer que varias mentiras caigan, muchos mitos, muchas cortinas se abran, porque el noviazgo es un intercambio de mentiras. Básicamente, a partir de idealizaciones de rasgos que estamos sobre dimensionando, pero que apenas son como la cola del elefante tocada por un ciego que piensa que el elefante es una serpiente por haberle tocado nada más la cola. Necesitamos redefinir el tema de pareja. En el incario existía el "tantanacu": reunámonos un tiempo para conocernos, y la mayor parte de las veces la gente se daba cuenta que no era el o ella como pensaba. Eso es muy importante porque ahí se crían los hijos, ahí nacen los niños, y con eso después aparecen las nuevas generaciones. Y uno se pregunta por qué tanta drogadicción, tanto alcoholismo, tanto suicidio en las nuevas generaciones. ¿Dónde se gradúan los que van a poblar los manicomios? En los hogares sin felicidad, con agresividad, en hogares destruidos. Entonces, hay que redefinir el tema de la pareja, porque definitivamente el modelo actual no funciona. Estamos preparando un libro sobre esto para fin de año aproximadamente, donde vamos a dar toda una propuesta de la nueva pareja", concluye Chamalú, un verdadero sabio de estos tiempos.

Para quienes estén interesados en participar de las charlas que Chamalú estará dando entre hoy y manaña, pueden comunicarse con los teléfonos: 4567-2581, 4370-2220 o enviar un mail a: sf@silviafreire.com, info@ silviafreire.multimedia.com.

Y además, visitar sus sitios:
http://www.chamalu.com/
http://www.chamaluenargentina.com.ar/



Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por Alejandro el Sáb 27 Dic 2008, 9:55 am

chabon deja de hacer copy paste que nadie lee
avatar
Alejandro
Legionario
Legionario

Cantidad de envíos : 770
Karma :
Fecha de inscripción : 28/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por flork el Sáb 27 Dic 2008, 9:22 pm

jaja solo lei el titulo.

y te digo

pfffffffffffff

Smile

flork
Ms. Pac-Man

Cantidad de envíos : 938
Karma :
Fecha de inscripción : 17/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por Volta el Sáb 27 Dic 2008, 11:17 pm

Coincido. Y esto prueba que no hay alternativas para cambiar la sociedad.

No más Volta. Evil or Very Mad
avatar
Volta
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 544
Edad : 37
Localización : Rosario
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 17/05/2008

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/fedecrates

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Dom 28 Dic 2008, 12:08 am

Me encanta que se critiquen cosas que no se leen!


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por Alejandro el Dom 28 Dic 2008, 10:46 pm

KVKV
avatar
Alejandro
Legionario
Legionario

Cantidad de envíos : 770
Karma :
Fecha de inscripción : 28/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por flork el Dom 28 Dic 2008, 10:53 pm

como a vos no te entran cosas
a mi tampoco
entonces
que nos hace disferentes?

realmente crees que me podria a leer sobre la utopia que copias?
o si no fuere una utopia, realmente crees que en mi reloj capitalista entra tiempo para leer cosas que nollevan a ningun lado?
todo debe ser productivo
este comentario tambien

enough

flork
Ms. Pac-Man

Cantidad de envíos : 938
Karma :
Fecha de inscripción : 17/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 29 Dic 2008, 1:55 pm

flork escribió:realmente crees que me podria a leer sobre la utopia que copias?
o si no fuere una utopia, realmente crees que en mi reloj capitalista entra tiempo para leer cosas que nollevan a ningun lado?

Insisto en la liviandad con la que se critican cosas que no se leen.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

The Sory of Stuff

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 29 Dic 2008, 8:48 pm

Para aquellos que les molesta leer cosas largas, les dejo una peli con dibujitos, bien didactica......como para nenes de 5 años.

Va en tres partes




Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 29 Dic 2008, 8:48 pm

avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 29 Dic 2008, 9:07 pm




Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por flork el Lun 29 Dic 2008, 9:52 pm

jaja que no te lea quiere decir que tampoco pretendo ver un video
el tiempo es el mismo,

flork
Ms. Pac-Man

Cantidad de envíos : 938
Karma :
Fecha de inscripción : 17/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por Analia el Lun 29 Dic 2008, 11:04 pm

No tenés algo aún más didáctico aún, Sparkly?
Mmm... así como para nenes de 3 años más o menos...
o como para deficientes mentales! Eso creo que me iría bien!

:ja:
avatar
Analia
Amante de Brendan Fraser

Cantidad de envíos : 6751
Edad : 55
Localización : La Plata - Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario http://www.angelfire.com/wa2/avv/homepage.htm

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por Alita el Lun 29 Dic 2008, 11:29 pm

Coincido con Flork, jajaja!!! Da lo mismo leer un copy and paste o ver tres videos, por mas didacticos que sean, cuando a uno no le interesa el tema, desde el vamos.

Y que nos moleste leer lo que no nos interesa, tampoco quiere decir que tengamos el poder de entendimiento de un nene de cinco años, por otra parte, jajaja!!!
avatar
Alita
La Vita È Bella

Cantidad de envíos : 4375
Edad : 45
Localización : Mar del Plata
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario http://www.myspace.com/alejandralattesmdq

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Vie 02 Ene 2009, 9:28 pm

La marca Mac Body lleva treinta años en el mercado de la ropa de niños. Ahora su producción pasó a manos de sus trabajadores. Cómo fue lo que llaman “nuestra pequeña revolución”, que sumó otra fábrica a la lista de recuperadas.

La planta de tres pisos ocupa un cuarto de manzana, a pocas cuadras de la estación Villa Urquiza del ferrocarril Mitre. Allí hace un año y medio cuarenta trabajadores decidieron hacer frente al “Vayan buscando otro laburito” que los hermanos Silverman, dueños de la fábrica, deslizaron poco antes de desaparecer de la escena.

El presidente de la Cooperativa, Gastón Peña, cuenta que fue un proceso lento pero inexorable de endeudamiento y cuentas poco claras, hasta que en mayo del 2007 todo estalló: no estaba el dinero de los sueldos. Reunidos en asamblea, los trabajadores decidieron ocupar la planta. “La toma duró 16 días, pero la medida fue pensada como forma de presionar a los patrones para que pagaran, al menos, las indemnizaciones”. Sin embargo, los Silverman se hicieron humo. Mac Body quedó, entonces, en manos de quienes realmente habían sostenido la marca, que junto a Mimo y Cheeky; llevaban diez años confeccionado.

Cuando la justicia intervino en el caso se supo que los hermanos Silverman habían cometido una serie de irregularidades –crear tres sociedades off shore en Uruguay para desviar fondos, no pagar los aportes previsionales, etc- por las que se declaró el concurso de la empresa.

Recién entonces decidieron comenzar los trámites para conformar una cooperativa y no perder la producción. El 29 de noviembre la Legislatura de Buenos Aires anunció la expropiación de la empresa a favor de los trabajadores. Tres meses después se declaró la quiebra fraudulenta de la empresa de los hermanos Silverman y ahí, si, con todas las de la ley, comenzó a funcionar la Cooperativa Trabajadores de Mac Body .

Dicen, a modo de ejemplo, que todavía no pudieron ajustar los sueldos al costo de vida, pero que su apuesta a largo plazo es conseguirlo. “Empezamos en marzo y todavía no logramos generar una ganancia, cada mango que se hace se reinvierte. –explica Gastón- Nos juntamos y decidimos la compra de telas, si sacamos un crédito, si conviene hacer esto o aquello. Tenemos un reglamento que hicimos en base a decisiones en conjunto: acá nadie es dictador de nadie. Lo bueno es que nosotros sabemos cuales son las piedras en este camino, saltarlas o chocarlas depende de nosotros”.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por DanyARg el Sáb 03 Ene 2009, 3:34 am

yo los mire ejejej. digamos que no habia mucho de nuevo en los videos, y es medio deprimente verlo jeje. por lo menos tiene un rayo de esperanza al final ja
avatar
DanyARg
Limado
Limado

Cantidad de envíos : 2414
Edad : 28
Localización : Quilmes
Karma :
Fecha de inscripción : 13/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por SparklingDarkEyes el Dom 04 Ene 2009, 10:55 am

Creo que no todos conocen el convepto marxista de "fetichismo de la mercancia" y en ese video está explicado muy bien, aunque no lo explicita.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por flork el Dom 04 Ene 2009, 10:42 pm

pfffffffffffffffffffffffff

flork
Ms. Pac-Man

Cantidad de envíos : 938
Karma :
Fecha de inscripción : 17/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alternativas de cambio - Otra sociedad es posible

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.