Entrevistas/Notas de opinión

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por SparklingDarkEyes el Dom 08 Jun 2008, 9:35 pm

El subcomandante Marcos, líder del ejército zapatista, dio una nota al diario mexicano El Universal. Allí da definiciones sobre distintos actores sociales y sobre los presidentes de Latinoámerica.

Te voy a decir algunos nombres— le propone la periodista- para conocer su opinión sobre algunos personajes de la intelectualidad y la política.

—Héctor Aguilar Camín.

—Un mercenario de la letra.

—Carlos Monsiváis.

—El crítico más filoso y brillante de la derecha en México.

—¿También rompieron lanzas con él?

—Monsi tomó distancia con nosotros desde hace mucho tiempo, desde la época de los vascos —es decir cuando pretendió intervenir infructuosamente en el conflicto entre ETA y el Estado español—. Siempre se había mantenido a cierta distancia de nosotros. Monsi es un militante de la ciudadanización, y las armas lo confrontan mucho.

—José Saramago.

—Él hizo un compromiso con los pueblos cuando se acercó para acá. Fue muy importante en una época, y tomó distancia. Nosotros pensamos que no es por razones políticas, tal vez sea por su salud, o a causa de sus actividades. Finalmente Chiapas está muy lejos de las islas Canarias.

—El juez Baltasar Garzón— uno de los contendientes en la polémica de la ETA.

—Es un mercenario de la justicia, esos que piensan que la justicia es un fenómeno mediático como lo es la política. Él se luce mucho con que persigue a la ETA y en realidad lo único que ha hecho es perseguir a la cultura vasca. Ha cerrado periódicos, encerrado periodistas, y él lo presenta como parte del combate al terrorismo.

—Eduardo Galeano.

—La figura literaria de Hispanoamérica que más admiro. Cuando sea grande, quiero ser como él.
No lo vayas a poner ahí, pero es un chingón. No pongas malas palabras, porque todo mi glamour de gente culta se va a ir a la chingada.

—Angelina Jolie.

—Mi amor imposible.

Políticos de América Latina

—Evo Morales.

—Tiene el gran reto de demostrar que es falso que el poder transforma a la gente honesta. Y nosotros decimos que el resultado de esa prueba va a depender del ancla que lo sustenta... el movimiento indígena. Su cercanía, su distancia con el movimiento que lo llevó al poder va a determinar su futuro. Todavía es pronto para hablar de Evo. A diferencia de Lula, que luego desilusionó, Evo todavía tiene el beneficio de la duda.

—Hugo Chávez.

—Está parado con un pie entre una política mediática, con improntas de caudillo, y con otro pie en el movimiento que está despertando en Venezuela, que está efectuando un proceso de transformación fuerte. Venezuela y Bolivia nos llaman la atención, y tratamos de seguirlos de cerca, sin explayarnos mucho hasta no saber bien qué onda, si es posible que un político se mueva al mismo tiempo “abajo y arriba”.
Nosotros decimos que en México no se puede. No decimos que en otras partes no se pueda. Pero vemos un problema: a veces nos enteramos de lo que pasa arriba, y otras no. Porque la historia que viene de arriba siempre viene editada por el protagonista, sea Chávez, Morales, López Obrador, o el que esté en esa historia. Y cada uno decide con quién saldar cuentas. A esto respondió el EZLN con la Sexta Declaración: ¿con quién vamos a saldar cuentas?, ¿con los intelectuales, artistas y científicos progresistas?, ¿o con la gente como nosotros? López Obrador respondió a esa pregunta, Chávez la responde a su modo, Evo Morales también, los Kirchner, cada quien dice con quién le interesa saldar su historia, y a eso le apuestan. Si no van a quedar bien con el de abajo, no les importa.

—Cristina Fernández de Kirchner.

—Es la prueba de la política como fenómeno mediático. Ella representa la imagen que quieren los de arriba para el gobierno de toda América Latina. Mientras no se alteren las políticas económicas, está bien. Lo que ellos buscan es gobernantes que a diferencia de las dictaduras de los setenta controlen y reorienten la movilización social, y que se siga adelante con el proceso de destrucción, en este caso en Argentina.

—Fidel Castro.

—Fidel Castro es una pregunta fuerte para los historiadores. Es un hombre excepcional en todos los sentidos. Se puede criticar su lugar en la lucha del pueblo cubano, pero no se le puede negar. Quienes pensamos que los grandes procesos históricos son obra de pueblos enteros, no de individuos, no podemos negar que a veces aparecen hombres excepcionales. Uno de ellos es Fidel Castro. Otro es El Che.


—El Che.

—El Che se nos adelantó. Es el hombre de una generación que todavía no acaba de nacer. Y no me refiero a su lucha revolucionaria, sino al modelo ético de un ser humano dedicado a los demás. Y es que ni siquiera el cristianismo lo ha planteado de esa forma, y no sólo eso, sino las consecuencias que resultan de esa forma de pensar. Muchos dicen que la muerte salvó al Che de la desilusión, que, de no haber muerto, sería como cualquier otro. El hecho de su muerte marca su historia, por las circunstancias que la rodean, se discute si muere como un idealista o un utópico, y se olvida lo que había hecho antes.


[b]Grupos armados del continente


—Las FARC.

—Las FARC tienen el problema de una campaña mediática en su contra, que los quiere ubicar como un grupo ligado al narcotráfico. La situación en Colombia es muy compleja, como la vemos nosotros, porque no sólo son dos fuerzas, las FARC y el gobierno colombiano, hay otros grupos guerrilleros como el ELN, y paramilitares de los grupos de autodefensa civil. No podemos nosotros avalar o condenar. No acostumbramos juzgar a otros grupos armados de México o América Latina.

—¿Y el EPR?

—El EPR surge de la fusión de varios grupos. Aparece públicamente con la gran maniobra militar de Huatulco, Oaxaca, y volvemos a saber de ellos hasta que denuncia la desaparición de dos de sus militantes y actúa contra las instalaciones de Pemex y de la Comisión Federal de Electricidad. Demuestra no sólo a un grupo homogéneo y fuerte que lleva mucho tiempo activo. Parece que prevalece el grupo fundador, que tiene unos métodos de operación difíciles de contener, porque una cosa es enfrentarte a un enemigo cuando sabes dónde está y otra a pequeños grupos dispersos, y no se necesita a un grupo muy grande para realizar las acciones contra Pemex y la Comisión. Nosotros diferimos completamente de esa estrategia, no en cuanto al carácter armado. Nosotros optamos por el trabajo de organización y ellos más por la acción militar. No digo que no tengan base social, pero no es reconocida. En todo caso, igual pueden decir ellos: “pues no tenemos base porque si tuviéramos nos la van a golpear”. El EPR va a dar mucho de qué hablar en los próximos años.


—¿Por qué lo piensas?— le pregunté intrigada.

—Porque ha tenido éxito. Fíjate, el EPR tuvo lo que no tuvimos nosotros en 94. En 94 todos fueron unánimes a la hora de apoyar nuestras causas, pero se dijo que la vía armada no era el camino. Y el EPR no recibió una condena unánime por las bombas.

Postura ante la vía armada

—¿Piensas que los actos de sabotaje del EPR les redituaron simpatía?

—Pienso que debido a la situación del país, acciones de ese tipo despiertan simpatías. La fragilidad de Calderón también contribuye a que eso provoque simpatías.

—En un primer momento ustedes vieron hasta con recelo la irrupción del EPR. Cada organización ha seguido su propio camino, pero hubo una especie de intercambio epistolar en septiembre del 2007, cuando el EZLN cancela La Otra Campaña para no ensombrecer la denuncia del EPR por la desaparición de sus dos militantes.

—Cuando ellos aparecieron nosotros no dijimos nada. Un periodista nos preguntó al respecto, y dijimos que la legitimidad del EPR la tenían que ganar con su pueblo. El EPR lo interpretó como una crítica, como si cuestionáramos su legitimidad, y en una entrevista, el EPR dijo que no se podía hacer la revolución con poesía, y que iban a apoyarnos cuando se rompió el diálogo. Y dijimos: “no, no queremos acciones de apoyo porque estamos por caminos diferentes, porque ustedes plantean la toma del poder y nosotros no. Y aunque ustedes ganen y tomen el poder, vamos a estar contra ustedes, si no se cumplen las demandas de los pueblos indios”.

—¿Y no han tenido ningún contacto político militar?

—No, ni siquiera cuando se rompía el diálogo. Antes del alzamiento zapatista hubo intentos de acercamiento al PROCUP, pero lo rechazamos. Y ahora hay incluso menos posiblidades, porque no le podemos decir a la gente que estamos por una vía pacífica y al mismo tiempo figurar como partidarios de otra, la militar. Sería irresponsable de nuestra parte.

—¿Tienen contacto con alguna de sus ramificaciones?— insistí.

—Con ninguno de los grupos armados de México ni del mundo.

—Tendencia Democrática Revolucionaria (TDR) ha manifestado simpatía por el EZLN en sus comunicados— una de las escisiones del EPR.

—Tendencia y ERPI (Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente, una escisión más) han dicho que saludan a La Otra Campaña, pero no se meten ni nada. Además, todos ellos están en el dilema de tener ese “arriba” y “abajo”.

Es decir, le dieron el beneficio de la duda a López Obrador, cuando nosotros dijimos que no. Esa es la diferencia fundamental. Ellos dicen que sí se puede estar en el “arriba” y “abajo”, que hay gente honesta arriba, y nosotros decimos que no es cierto, que allá arriba no se puede hacer nada. Sin embargo, ninguno de ellos interfiere en La Otra Campaña, no se meten, ni sabotean ni prestan apoyo.


Salutes


Última edición por SparklingDarkEyes el Sáb 09 Ago 2008, 5:34 pm, editado 1 vez
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por Volta el Lun 09 Jun 2008, 1:10 pm

Muy interesante. Excepto por Angelina Jolie.

No más Volta. Evil or Very Mad
avatar
Volta
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 544
Edad : 37
Localización : Rosario
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 17/05/2008

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/fedecrates

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por diegoventu el Lun 09 Jun 2008, 1:24 pm

A mi me parece muy interesante, incluyendo lo de Angelina Jolie.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

ENTREVISTA CON EL ENCARGADO DE NEGOCIOS DE IRÁN

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 26 Jul 2008, 11:13 am

Doctorado en Derecho Internacional en Oxford y abogado defensor del ex embajador iraní Hadi Soleimanpour, en algún momento con pedido de captura por la Justicia por atentado a la AMIA, Mohsen Baharvand considera que representa “una oportunidad” para que las relaciones diplomáticas entre Irán y la Argentina vuelvan a prosperar. En un salón con el suelo cubierto de alfombras de su país, y a la vista de una taza de té que finalmente no bebió, conversó con Crítica de la Argentina.

–Hoy Barack Obama dijo que sería bueno que Irán interrumpiera el plan de enriquecimiento de uranio.

–Hay que ver este conflicto de una manera más profunda. Irán ya tiene un plan pacífico y es miembro de la organización OIEA. Irán ha aceptado todos los controles, que aseguran que este plan nuclear es pacífico. Lo ha dicho hasta la ONU. Entonces, Occidente quiere interrumpir nuestro plan de desarrollo, pero no por la cuestión de armas nucleares.

–¿Cuál sería el objetivo?

Tienen temor a un desequilibrio en Medio Oriente. Ésta es una razón. La otra es política. No quieren que un país como Irán, con ideas nuevas, se levante.

–¿Cree que Irán dio motivos para que Occidente no le crea?

–No, y ellos lo saben. Todas las organizaciones de inteligencia indican que Irán no tiene plan para armas nucleares. A veces alguien está dormido y nosotros podemos despertarlo. Pero cuando están intencionalmente dormidos, no se los puede despertar. Nos dicen, “necesitamos ejemplos o evidencias” y ellos ya saben que no hay plan para producir armas. Entonces, las acusaciones son producto de la imaginación. Vamos a respetar nuestro compromiso de no producir armas nucleares. Lo aconsejan nuestros líderes de la estrategia de defensa. Además, sería malgastar el dinero del pueblo. Pero no vamos a dejar de desarrollar la energía. El crudo se va a terminar en diez o quince años. Y luego de ese tiempo no podemos tener escasez de energía.

–¿Para Irán es indiferente que el futuro presidente de Estados Unidos sea John McCain o Barack Obama?

Sí. Ellos son productos de la cultura norteamericana. Ponen sus manos sobre la pistola. No pueden escapar de eso.
Obama es un mentiroso que engañó al pueblo mostrándose como opositor a (George) Bush, y desde que ganó la nominación cambió su posición y habla en contra de Irán. McCain es un viejo que, a pesar de sus años, no sabe nada de política internacional. Ninguno de estos candidatos merece gobernar.

–¿Cómo prevé Irán la coexistencia con Estados Unidos en el futuro, entonces?

–Irán no tiene problemas en negociar con Estados Unidos. No somos débiles. Tenemos capacidad para negociar. Tal vez Estados Unidos ya no la tiene. Pero ellos ahora están interesados en negociar con nosotros. El único requisito que nosotros tenemos es proteger nuestros valores. En una base de igualdad, ya estamos listos para negociar.

–¿Irán sigue manteniendo una posición radicalizada frente a la existencia de Israel? ¿Israel es un obstáculo para esa negociación?

–El problema no es la posición de Irán. Lo que nosotros hacemos es defendernos. Ellos están avanzando sobre Irán e Irán se defiende. Nosotros no queremos atacar porque queremos desarrollar nuestro país. Pero si alguien nos amenaza, nosotros también podemos responder. Estados Unidos tiene que reducir su soberbia con nuestro país. Si aceptan ese paso, nosotros no tenemos problemas en negociar.

–¿Qué lugar ocupa Venezuela en la política exterior iraní?

–Es un socio comercial de América Latina. Y también un amigo político. Tenemos una relación comercial amplia. Hay intercambios y tenemos muchas visiones internacionales comunes.

–¿Y en el caso de Bolivia?

–Compartimos ideas políticas. Tenemos intercambio de alrededor de 5.000 millones de dólares. Vamos a invertir en hidrocarburos y en el campo. Hay mucho interés por parte de hombres de negocios iraníes, y lo mismo quieren hacer con la industria agrícola en la Argentina. Siempre me preguntan y yo les aconsejo.

–¿Qué informó a su país sobre la crisis del Gobierno con el campo?

–Mi visión fue que el conflicto iba a resolverse. No hay potenciales de un conflicto muy grande.

–¿Qué le aportan a Irán las relaciones con referentes sociales como Luis D’Elía, por ejemplo?

–Con las organizaciones sociales que están a favor de la paz y la tranquilidad, nosotros tenemos diálogo. Yo no tengo un radar sobre qué tiene en la cabeza la gente que entra a la embajada. Por eso escuchamos y apoyamos a los que están a favor de la paz internacional y en la Argentina. No es un eslogan. Es nuestra política.

–Su embajada mantiene relación con el grupo Quebracho, que a veces tiene acciones de cierta virulencia política.

–Quebracho es un grupo muy chico y no tenemos relaciones especiales con ellos. Si pudiera dar un mensaje a los grupos políticos en la Argentina diría que nunca tienen que ejercer la violencia. Nunca. La violencia es contraria a nuestra fe.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Por Ana Wortman

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 09 Ago 2008, 5:37 pm

*Investigadora y profesora de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Su último libro se titula Construcción imaginaria de la desigualdad social.


Notablemente, en los momentos de crisis social y política, aparece nombrada la clase media. Fue insistentemente aludida mediáticamente en el marco de los acontecimientos del 2001 y lo es nuevamente cuando se presenta una demostración de poder de las organizaciones representativas de los grandes propietarios de la tierra -el lock out patronal- con cortes de ruta, agravios a la autoridad presidencial, desprecio por el pensamiento diferente, amenazas a artistas, frente a una medida de gobierno democrático como intentó ser la implementación de las retenciones móviles.

En el 2001 se enfrentó a la crisis del modelo neoliberal, debido a la implementación del “corralito” financiero, saliendo a construir una curiosa identidad de clase y ahora la redefine alineándose -no toda, cabe aclarar- política y culturalmente con las clases dominantes argentinas.

La pregunta que surge es cómo se configuró social y subjetivamente esta clase media en las últimas décadas; que pasó en la sociedad argentina para que una persona identificada con este sector defina su lugar social en el odio a los más desposeídos, en la combinación del prejuicio social, decrecientes niveles de reflexividad y sostenga posiciones antidemocráticas.

El desinterés por la vida pública, la educación familiar orientada a los bienes materiales en detrimento de los bienes culturales, promover un estilo de vida consumista y hedonista, desvinculado de la solidaridad social y del encuentro con el otro, la tendencia al encierro en lo privado, la fragmentación espacial, la huida de clases medias favorecidas por la convertibilidad a vivir en espacios cerrados, una vida social crecientemente privatizada, escuelas privadas, clubes privados, vida privatizada y privada del encuentro con el otro podrían ser elementos a considerar a la hora de reflexionar sobre las posiciones actuales de las clases medias argentinas.

Ante la necesidad de defender un lugar social sostenido con sacrificio en un país crecientemente desigual e inestable política y económicamente, indudablemente, teniendo en cuenta sus orígenes proletarios –así se constituyeron las clases medias argentinas- sus individuos adoptan posiciones defensivas, xenófobas e intolerantes.
Como sabemos y como ya fue estudiado, el odio se manifiesta hacia los judíos, hacia el pensamiento transformador. Se desconfía de los artistas y de los intelectuales porque públicamente sostienen una capacidad netamente humana: la capacidad de imaginar. Y la imaginación se opone al sentido común. El desprecio por el más débil, por el que no está a la moda, por aquel que aún sostiene utopías e ideales me lleva a recordar los trabajos de Adorno y Horkheimer sobre La personalidad autoritaria.

Ese trabajo, uno de los pocos de estos intelectuales alemanes escapados del nazismo, fundados en la investigación empírica, se apoyaba en la pregunta que hoy debiéramos repensar en la Argentina actual: cómo se constituye un sujeto fascista, es decir un sujeto autoritario, intolerante de la diferencia, proclive a prácticas antidemocráticas como las que parecen estar manifestándose en las acciones de los jóvenes de 4x4 en el Chaco contra los pobres, o en el agravio y persecución a nuestros cantores populares como Teresa Parodi por manifestar libremente su pensamiento.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Por Alejandro Seselovsky

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 09 Ago 2008, 5:44 pm

Jamás, de ninguna manera, se me ocurriría mandar un poquito bien a la concha de su madre a la clase media de Buenos Aires. Inflo el pecho para decirlo: mi clase media. La que ahora se siente satisfecha de sí misma cuando boquea con suficiencia su nueva y tan saludable proclama: ¡Qué bien Cobos! La clase media que puteaba a los piqueteros del hambre porque la hacían llegar tarde a la terapia y que ahora se compra la banderita y va al acto del campo para sentirse solidaria, para sentirse una hermana federal. La que lee La Nación en la barcito de GEBA y que siente que Grondona ya fue, pero qué bien este Joaquín Morales Solá, cómo piensa. O lee Crítica de la Argentina, y entonces lo que piensa es qué bien el gordo, cómo le pega a estos turros. La que de ninguna manera se espanta con los negros que llegan en los camiones del conurbano pero en el fondo preferiría que hubiera menos camiones, menos negros y de paso menos conurbano. Así, de un plumazo, que no hubiera: por qué tiene que seguir habiendo. La que putea a los chicos del call center cuando el celular no le manda bien los mensajes de texto. La clase media que en el 95 votó a Menem porque se quería seguir yendo a Nueva York con los 1000 pesos de su salario dolarizado mientras rosarinos desclasados carneaban vacas sobre la avenida Circunvalación o neuquinos expulsados de sus empleos tras la privatización de YPF cortaban caminos en Cutral Có, pero que cuando le tocaron los plazos fijos sintió que lo que le estaban tocando era el culo, y salió a cacerolear porque con el hambre de gente que vive en esos taperíos no sé, pero con los plazos fijos no se jode.

Esa mezquina, desmemoriada, garca, egoísta, autoindulgente, vigilante y un poco bastante gallina clase media que se indigna con la marca de la cartera de nuestra señora presidenta, que ve allí, en esa exaltación del consumo por el que muere mil veces, los grandes males de la patria. Y entonces se sube con la virgencita a gritar Argentina, Argentina y le estampa un beso a Luciano Miguens y le agradece por defendernos del gobierno que le cae mal: cuestión de piel, ¿viste? Nos cae mal.

La clase media vecinalista que está pensando en los destinos del país y que cree fervientemente que nos vamos a ir para arriba el día que saquen a patadas en el culo a todos los cuidacoches de Palermo, porque te rayan el auto y el auto de la clase media es la proyección de un ser supremo nacional, incluso por encima de los plazos fijos, fíjense.

En el 82 llenó la plaza porque creía en sus generales y en que la guerra era una guerra ganada y en 2004 le firmó las papeletas al ingeniero Blumberg porque creía que de verdad era ingeniero y que iba a terminar con la inseguridad, esa cosa mala que inventaron los pobres y sobre la cual la clase media no siente que tenga ninguna responsabilidad social, por qué iba a tenerla.


Supongo, como ya ha supuesto el chico Salmón en uno de esos talksongs radiográficos que tiene, que será el destino divino, tan fino, tan occidental y cristiano. Cosmopolita y parisino. Tan típico Matute pero no el de Don Gato. Supongo que el vigilante argento además es barato: además es barato. Y que así deber ser el estilo tan fino, del vigilante medio argentino.

Nací y crecí en esa clase media. La que vive en barrios con poca voluntad de serlo. (San Juan y Boedo es la esquina de un barrio, y no hay Norte que alcance para convencerme de que Laprida y Mansilla es la esquina de otro, mal que le pese a la memoria de Xul Solar). La clase que se siente bien de sí misma porque no se mete en política, nunca se ha metido, siempre fue antiperonista. A esa clase le conozco sus clubes y sus colegios. Yo soy ella, así que no, jamás. Mandarla a la concha de su madre. Cómo se me va a ocurrir.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¿Peronismo? Por Martín Caparrós

Mensaje por SparklingDarkEyes el Vie 15 Ago 2008, 11:03 pm

Siempre pensé que si fuera fiel ferviente seguidor de un dios me dedicaría más que nada a negar su existencia. Haría de todo: expondría sus contradicciones para desprestigiarlo, le lanzaría desafíos para menoscabarlo, difundiría novedades de la ciencia para desmentirlo, me pelaría el upite para que nadie creyera que Él existe. Todo por Él, para Él, de puro feligrés. Es que hay autorías que es mejor negar: como si alguien pensara en defender la influencia de Bilardo en la invención del antifútbol, de Tinelli en el estilo de la televisión criolla, del comisario Lugones en la renovación de los sistemas de tortura. A nadie se le ocurre. De la misma manera, si yo creyera que un dios –mi Dios– es responsable de este mundo de mierda, lo negaría por todos los medios: trataría de evitar que lo hicieran responsable de este desastre que vivimos. El verdadero creyente simula ser ateo –como yo-, y eso hace que los ateos seamos siempre sospechosos.

Digo, porque el amigo Artemio López me escribió hace unos días en estas páginas que hay que "asumir sin rodeos que la única 'identidad política realmente existente' es el peronismo, justicialismo o como quieran llamarlo, da igual. Lo lamentamos, entre otros, por el compa Caparrós, al que sabemos algo agobiado, pero Todos Peronistas es la consigna del momento", dice, celebra. Me preocupo por él: si yo fuera fiel ferviente peronista me dedicaría más que nada a negar su existencia, disimularla, minimizarla todo lo posible. El peronismo ha gobernado 18 años de los últimos 20 y lleva más de medio siglo como la fuerza política decisiva en la Argentina. El peronismo, si existiera, sería como dios: el responsable de este país-desastre. Es una suerte que no exista.

–Ah, me va a hacer la del ateo. Ya decía yo que al final usted era peroncho.

–No, no se confunda.

–Vamos, peruquita, peronio. ¿Qué se cree, que me va a tomar por pelotudo?

Cristina K. lo había entendido en su discurso inaugural. Entonces fue una peronista astuta y no dijo ni una vez –ni una vez sola– la palabra peronismo. Pero después se asustó y se le pasó, volvió a esas fuentes cual cántaro cantarín. Y ahora, de nuevo, dale con el bombo.

Pero el peronismo ya no existe. No existe por pura falta de sentido. Si una palabra no significa nada –si no se sabe qué significa, si significa demasiadas cosas, esa palabra no funciona y tiende a desaparecer. Si perro quisiera decir mamífero carniza de ojos tristes, engaño socarrón, adolescente que ese día se quedó sin plata, cuarto planeta del sistema solar de la vigésima de Andrómeda, la hojita que al caer produce en su refrote contra el suelo un chistido que recuerda vagamente al canto gregoriano, el segundo órgano sexual, empleado perserverante, atropello violento con los codos y venticuatro más, nadie diría perro porque no está diciendo nada. Hablar es poner en acto un pacto: yo digo uch y vos sabés que uch significa más o menos uch; para que una palabra sirva tiene que significar poquitas cosas. Peronismo no cumple con este pacto: con éste tampoco.

Una designación política que designa, según lugares y momentos, a un general populista nacionalista macartista o una guerrilla socialista nacional o unos privatizadores liberales proyanquis furibundos o unos caudillos provinciales hambreadores clientelistas o unos conservadores populares sin demasiado pueblo o unos socialdemócratas demócratacristianos redistribuidores que no redistribuyen y tantos tantos otros; que nombra al mismo tiempo a Menem Duhalde Cafiero Scioli Kirchner Kirchner Rodríguez Sáa Firmenich Moyano Duarte Reutemann D'Elia Favio Iglesias Walsh designa tanto que no designa nada. Un movimiento o partido que puede ser tantas cosas es tan confuso que no es nada: no existe.

Pero ellos tratan de hacernos creer que sí: todavía suponen que les interesa, les conviene. El peronismo es un engaño, un arma: les sirve a los autodenominados peronistas para convencernos de que son parte de lo mismo y, por lo tanto, los demás deberíamos considerarlos como un todo, votarlos como un todo, temerlos como un todo. El peronismo, al final, es el 60: una línea de colectivos que en realidad son muchas. Todas tienen el mismo color, el mismo número, pero una va a Tigre, otra a Escobar, una va por Ayacucho, otra por Libertad, y todas se pintan igual, aunque sean tan distintas. Así lleva a sus clientes, entregados, apiñados, a cualquier lado, el peronismo.


Los autodenominados peronistas lo saben pero no quieren reconocerlo, claro. Entonces te dicen que el peronismo existe y se define porque los autodenominados tienen en común su voluntad de poder, su sapiencia en el logro y uso del poder. Es cierto: el poder político suele usarse para organizar sociedades de tal o cual modo; ellos en cambio organizan sociedades del modo que sea necesario para tener poder. Pero si el peronismo es eso entonces llamémoslo nietzschismo o ambición o codicia.

O están los autodenominados que conceden que el peronismo, claro, no es una definición política pero sí un sentimiento. Siempre pensé que la política no era un sentimiento sino un modo de conseguir que más gente viva mejor –o peor, según quién y cómo se ejerce. Y que es un conjunto de decisiones, de entusiasmos, de procedimientos, de entrega y de inteligencia. Pero decir "un sentimiento" es evitar cualquier discusión política: no tienen que explicar a quién representan, cómo, para qué, a quién tratan de beneficiar o combatir: no, alcanza con hablar de tradiciones y sensaciones y los que no lo entienden son amargos, gorilas o intelectualosos. Es curioso que hayan podido currar tanto tiempo, compañeros autodenominados, con pavada semejante. Y que tantos sigamos aceptándolo.

Por ahora, la mayor muestra del poder del peronismo es que creamos que existe, y que sigamos usando esa palabra. Eso es lo curioso: para los demás, para lo que no lucramos con esa palabra, decir peronismo, hablar de peronismo, es una debilidad, una concesión. ¿Por qué tenemos que darles el changüi de seguir aceptando que existen, que son uno, cuando todo muestra que no es cierto?

Quizás algo podría cambiar, en la Argentina, si dejáramos de hacerles el favor de llamarlos como ellos dicen que se llaman, si decidiéramos no usar esa palabra que no sirve como palabra porque designa cualquier cosa, que sólo les sirve a ellos para buscar poder, y empezáramos a llamarlos por sus diversos nombres. Algo podría cambiar, insisto, si tratáramos de llamar, alguna vez, las cosas por su nombre.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Definición en la que encaja Ventura y otros más

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 25 Ago 2008, 9:21 pm

El nazi sudaca. Por Rodolfo Omar Serio (Lic. en Comunicación / Posgrado en Gestión Cultural)

Figurita repetida en el álbum del realismo mágico, el nazi sudaca es el arquetipo de la barbarie que pide a gritos “civilización” y escupe un poco.La historia del nazismo en Sudamérica es corta: en las épocas en que Hitler gobernaba Alemania, el nacionalsocialismo no suscitaba grandes simpatías en nuestra región*, a excepción de los ejércitos, su institución por excelencia.

Durante los largos años ’40, la Argentina se debatía entre declararse a favor del Eje (posición sostenida por la mayoría de los generales) o continuar con la exportación de carne a Inglaterra, tal como lo requerían los terratenientes. En parte, gracias al ingenio y la influencia de Roberto Noble –estanciero, político y fundador del Gran Diario– la situación se resolvió en la neutralidad hasta casi finales de la guerra, posición que no terminó de convencer a nadie. Desde entonces, el nazismo ha abandonado la impostura de elite y se ha diseminado, atomizado, con adaptaciones locales tan particulares como absurdas.

El nazi sudaca es digno del Manual de Zonceras de Jauretche. Desconoce los principios básicos de la ideología que se supone sustenta sus pensamientos: la revancha de lo particular contra lo universal, de lo nacional contra lo internacional. Por el contrario, no se le puede atribuir con mucho acierto el adjetivo nacionalista: históricamente se ha sentido identificado con los países del Primer Mundo más que con su propia nación. Su definición de lo propio lleva la impronta del deseo de ser lo otro; es ultranacionalista, pero de países que no son el suyo.

A partir de entonces, las contradicciones y los delirios de su componente sudaca comienzan a aflorar: si el nacionalsocialismo surge como un numeroso movimiento de masas antiburgués, el nazi sudaca ve al número y a la masa como el origen de su frustración, al tiempo que es burgués o anhela serlo. Si, como sostiene el historiador Furet, el fascismo surge como la revancha del pueblo contra la clase, el nazi sudaca tiene aspiraciones de clase aunque provenga del pueblo. Suma a su escuela del horror su admiración incondicional por los EE.UU. y su política exterior: gran condimento para la cocina del ridículo, si se tiene en cuenta que su aporte fue determinante para destruir al régimen.

El nazi alemán sustenta su particularidad en una idea fundante: la raza. Admira la raza aria, a la cual pertenece. Al nazi sudaca le alcanza con comprarse un ovejero alemán para su quinta. Los ojos profundamente azules de su gato siamés lo miran con asombro: en el mejor de los casos, proviene de las “familias patricias”, invento local para renombrar a los viejos contrabandistas que comerciaban con Inglaterra a escondidas durante el Virreinato.

En ojos europeos, el nazi sudaca es un subproducto de sus desechos migratorios, apenas un sucedáneo, una destilación exótica de sus lacras sociales. No proviene de un gran imperio, no ha asolado continentes enteros en su vieja historia, ni siquiera posee un idioma propio. En palabras de Hegel, es reflejo de vida ajena. Su canciller Bismarck es Roca, y su Tercer Reich, el menemismo (y sus equivalentes a lo largo de la región).

El nazi alemán se une a las SS, sale y mata. El nazi sudaca pide ayuda: picanas locales o CIA, lo mismo da. El nazi alemán cita, orgulloso, a Goethe. El nazi sudaca siempre responde “Borges” cuando le preguntan qué lee, aunque no lea. El nacionalsocialismo alemán ha contado en sus filas con pensadores de la talla de Martin Heidegger, rector de la Universidad de Friburgo durante el régimen. El nazi sudaca funda su escuela ideológica en el taxi. Su Leni Riefenstahl es Cecilia Pando.

Negros de alma

El nazi alemán centra su odio en el judío, y en forma secundaria, el negro, a quien considera con inferioridad intelectual, pero admira por la pureza de su raza. El nazi sudaca “tiene amigos judíos” y se jacta en afirmar que no tiene nada en contra de los negros “de raza”. De aquí que, en ausencia de negros “de raza” –que “felizmente las continuas guerras han exterminado”, como afirma Sarmiento en su Facundo–, se las arregle para inventar una nueva categoría sociológica: el negro “de alma”.

La idea original que insufla fundamentos al nazismo es sustituida por un ingenio casi goebbeliano: si para los nazis la impureza de raza era una cuestión genética, biológica y objetiva, para el nazi sudaca el negro “de alma” es sartreano: producto y sujeto de sus elecciones, es así porque quiere, elige con cada acto su barbarie.

La veneración nacionalista de un Otro extranjero y un odio copiado a su Otro local lo constituyen. Lo ridículo de su patetismo es el único elemento que aglutina la legión de nazis sudacas. Eterno generador de déficit económico y simbólico, el nazi sudaca toma prestado hasta su odio. Tristemente, aún no ha entendido que si Hitler tuviera la oportunidad, no dudaría en matarlo.

Mientras tanto, desairado hasta por Mengele, el nazi sudaca tiene problemas para comprender que tal como está planteada la ideología que embandera, se es de la raza superior o no se es. No se puede ser nazi por opción, y menos, fuera de Europa. Sólo quedan entradas para el concierto del resentimiento: las de Wagner se agotaron.


Salutes


Pd: * Ese dato es falso, el nazismo tuvo una influencia considerable en el país y llegó a llenar el Luna Park en un acto partidario
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por diegoventu el Lun 25 Ago 2008, 11:51 pm

Ves? después me decís facho por ser de derecha y ahora que Serio te dice que los de derecha se consideran fachos pero nada tienen que ver con eso, no contradecís nada. Así sos vos.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por SparklingDarkEyes el Mar 26 Ago 2008, 5:32 pm

Lo que postula Serio es que no puede haber nazis fuera de europa, por eso postula la idea de nazi sudaca como variante.......qie sigue siendo facho, diferente, pero facho al fin.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por diegoventu el Mar 26 Ago 2008, 6:08 pm

No, Serio que parte de la clase media cree ser "facho", pero es de derecha y nada tiene que ver con las ideas de los fachos de europa.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

De Osvaldo Bayer

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 30 Ago 2008, 3:13 pm

El Banco Mundial lo acaba de decir: un cuarto de la población mundial vive por debajo del nivel de pobreza. ¿Y el progreso, cuál es el progreso? ¿Y quién es pobre? Para hacer esa estadística la organización calificó de pobre a quien gana menos de 1,25 dólar por día. En el Africa al sur del Sahara, la mitad de la población vive en estado de pobreza extrema. Por otra parte, 850 millones de seres humanos no saben cómo van a alimentarse al día siguiente. La mitad, niños.

Saltemos de esa Africa a Alemania, uno de los países mejor organizados económicamente del mundo. Claro, según el punto de vista de lo que se entienda por organización. Un estudio sobre la situación económica desde el 2004 hasta los seis primeros meses del 2008, realizado por la Fundación Hans-Bö-ckler, lo dice con estas palabras: “El impulso económico pasó de largo ante los asalariados, los jubilados y los pobres. Los salarios reales netos entre esos dos años se han visto rebajados en un 3,5 por ciento. En cambio, las ganancias de las empresas y sus ejecutivos han tenido una “verdadera explosión” (textual). Han crecido en el mismo período del 21,8 al 26,3 por ciento.

De esas cifras pasemos a Estados Unidos. Vayamos a las estadísticas oficiales que acaba de publicar el Washington Post. Según las mismas “el umbral de pobreza oficial para una familia de cuatro miembros ha sido fijado en 21.203 dólares por año. La cifra de estadounidenses que viven por debajo de esa barrera de nivel de pobreza subió de 36,5 millones de personas en el 2006 a 37,3 millones en 2007.

Otro estudio oficial, de la Organización Mundial de la Salud, pone el siguiente ejemplo patético que nos llama a preguntarnos: ¿vivimos en un mundo racional? Se señala el caso de la ciudad escocesa de Glasgow, típico Primer Mundo. Se ha constatado que un niño del barrio pobre de Calton tiene una esperanza de vida de 28 años menor que otro del barrio aristocrático de Lenzie. Y partiendo del ejemplo increíble de esos dos barrios británicos comienza a analizar el problema de los “países en desarrollo”, como amablemente se les califica. Basta un caso ejemplar: en Nigeria, un niño de cada cuatro muere antes de los cinco años. En cambio, en los países del Primer Mundo, en los primeros cinco años de vida, muere un niño cada 150. “La biología no puede explicar eso”, dice la Organización Mundial de la Salud. Pero sí la pobreza, la explotación, la falta de medios, agregamos. Y algo más increíble pero cierto, para repetir: “Niños de madres bolivianas analfabetas tienen un riesgo de morir del 10 por ciento; los de madres con instrucción tienen un riesgo de morir del 0,4 por ciento”.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 22 Sep 2008, 5:11 pm

“Falta que digan ‘escuela que para, escuela que cierra’ como decía (el ex presidente Carlos) Menem de los ferrocarriles en los ’90”, afirmó Eduardo López, secretario gremial de la Unión de los Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera). Docente en la escuela Nº 11 del distrito escolar Nº 9 de Flores, López desgrana en diálogo con Página/12 la situación del conflicto entre los maestros y el gobierno de la ciudad que conduce Mauricio Macri, después de la realización de tres paros. Aseguró que si en la reunión de la mesa salarial que tendrán el jueves, donde estará presente el ministro de Educación porteño, Mariano Narodowsky, les vuelven “a hablar del aumento de marzo, el encuentro no dura ni diez minutos”.

–¿Qué proyección ve en el de-sarrollo del conflicto?

–Primero estamos preocupados porque casi no hay respuestas. Se está pidiendo un aumento como en la mayoría de las provincias, donde han obtenido o recibieron alguna oferta. Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires, más allá de que arreglen o no para la segunda parte del año (el gobernador bonaerense Daniel) Scioli ofreció el 12 por ciento de aumento, a diferencia de Capital donde nos ofrecieron el 0 por ciento.

–Además del aumento salarial están reclamando cuestiones de fondo...

–Existe una política de vaciamiento de la educación pública que tiene un claro sesgo privatista. Esto viene de muchos años atrás y las acciones de este gobierno vienen a profundizar esta idea. En la medida en que sigan deteriorando las escuelas del Estado, los padres van a seguir retirando a sus chicos para llevarlos a las privadas. Hoy la mitad de la matrícula de Capital pertenece a la escuela privada. El concepto que propone el gobierno porteño hoy es que la escuela privada sea de excelencia y que la pública sea el último lugar al que van los no pueden ir a ningún otro, como pasa con los hospitales públicos.

–¿La situación generada por la baja de las becas profundiza el problema?

–Por supuesto, las becas de los estudiantes secundarios, de las sacaron 30 mil y después tuvieron que reponer 15 mil hace dos semanas, agravan el estado de la escuela pública. Es grave porque quedaron 15 mil jóvenes en situación de vulnerabilidad social que no tienen las becas y está por terminar el año. Y hay que sumar además que en las escuelas primarias cambiaron el nivel proteico de la comida después de las vacaciones de invierno. Antes de las vacaciones se daba un sandwich, un alfajor y una manzana. Ahora se mantuvo el sandwich, pero se sacó el alfajor y la manzana y se los reemplazó por una barrita de cereal que tiene soja entre sus ingredientes. En la escuela donde trabajo hay muchas familias numerosas, con diez, once hijos. Justamente de tres hermanos ex alumnos míos que hoy asisten al secundario, a dos les retiraron las becas. Si a esto le sumamos que a los otros hermanitos que están en la escuela les bajaron la calidad alimentaria, tenemos una familia a la que el Estado está abandonando poco a poco.

–¿Qué escenario escolar generan estas medidas?

–A este paso va a suceder que la educación pública en lugar de ser un espacio multiclasista va camino a fortalecer la idea de que lo público es para contención social y en el ámbito privado está la excelencia. Antes era al revés. La educación pública dejó de ser integradora en la diversidad hacia la sociedad y también dejó de ser la herramienta de ascenso social. Tenemos que revertir esto, no puede ser que se pretenda que el alumno que va a una privada sea el único que recibe una educación de excelencia.

–El Gobierno los citó para este jueves, ¿con qué expectativas van a ir los maestros?

–Nos quieren descontar los días de paro. Sobreactúan autoridad, que finalmente es autoritarismo y de paso inician una campaña de deterioro de la educación pública. Falta que digan “escuela que para, escuela que cierra”, como decía Menem (...) Si no hay propuestas concretas, la reunión no va a durar más de diez minutos y los gremios decidiremos cómo continuamos con el conflicto.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Por Sandra Russo

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 15 Nov 2008, 11:43 am

Catorce años tienen las AFJP, escucho, y pienso en los chicos de catorce años. Hace catorce años la oposición a Menem no logró perforar el relato blindado que bajaba desde el poder político, pero era legitimado por el poder económico y multiplicado por el poder mediático. El Estado elefante había dejado en el imaginario colectivo a la empleada pública de Gasalla, que atendía al público limándose las uñas y gritaba “¡Atrááás, atrááás!”. La palabra eficiencia vino a arrasar con esa empleada: fue reemplazada por promotoras de buenas piernas y sonrisa muy amable que regalaban pins y calcomanías de las AFJP.

Hace catorce años, sin embargo, era bastante claro lo que estaba pasando. Y aun con un Estado corrupto como el del menemato, sólo fue posible rediseñar los sectores público y privado de una manera tan grotesca gracias a una obnubilación colectiva que hizo creer a muchos hombres y mujeres que cuando fueran viejos serían esos ancianos atléticos y vigorosos que hacían trekking en las publicidades de las AFJP.

Cuando teníamos una secretaria de Medio Ambiente que salía envuelta en pieles en fotografías de estudio, cuando íbamos a traspasar en dos horas la estratosfera, cuando se desviaba la investigación del atentado a la AMIA, cuando teníamos esa Corte Suprema, cuando los grandes medios tomaban como algo pintoresco que el presidente jugara al tenis y sus competidores se dejaran ganar.

Hace catorce años, cuando nacían los chicos que hoy para muchos, incluso y especialmente para el gobernador Scioli, deberían ser imputables, nosotros éramos como sociedad todo eso: un amasijo de jodidos y confundidos y sobornados por la fiebre del electrodoméstico y el viaje a Miami. Y esa generación que se acopló a la vida en esos años, en su amplia mayoría, estaría destinada al paco, al cartón, al plan, al tetra, al limpiaparabrisas, al arrebato o al crimen. Fue un acto de cobardía no ver entero el modelo que se estaba sembrando: de él iban a brotar, por la lógica de su propia genética, sectores con muchos bienes acumulados y sectores sin nada que perder. Una sociedad mínimamente civilizada debería preocuparse siempre de que absolutamente todos sus miembros tengan algo que perder.

Comida, trabajo, salud, educación. Son los cuatro jinetes de algo así como la seguridad. Si los esfuerzos colectivos a través del Estado se aunaran para que la comida, el trabajo, la salud y la educación llegaran a todos los rincones del país en dosis aceptables, es muy probable que el efecto colateral de esa política sería algo así como la seguridad.
Digo “algo así” porque el delito no es extirpable de ningún modelo, pero es bastante claro que si las necesidades básicas de todos los habitantes de este país fueran cubiertas, habría muchos menos pibes rifando sus vidas o cegando otras.

Pienso en los chicos pobres de catorce años, en el relato social que meció su infancia, en historias de vida que cualquiera conoce y que enloquecerían a cualquier vecino de Palermo Freud. Pienso en las pérdidas que todo chico pobre de catorce años tiene que elaborar. Pérdidas que ni siquiera pueden pensarse como tales, con el dolor que implica perder. Los pibes pobres de catorce años perdieron antes de nacer casi todos los derechos que los haría sujetos sociales responsables: el derecho a la vivienda, al alimento, a la escuela. Nada de eso los esperaba como esperaba el amoroso cuarto preparado la llegada del bebé de clase media.

La idea misma de bebé ha sido susceptible de divisiones clasistas, en esta sociedad hipócrita e hiperclasista: el bebé de la lavandina, ese que tiene una mamá que usa productos especiales para desinfectar los juguetes y que siempre tiene en la heladera postrecitos con calcio y hierro, y el bebé que carga la señora en el semáforo, el bebé del soborno emocional, el bebé prestado, el que pretende conmover y provoca rechazo. Ese bebé es sólo visto como un fruto de la promiscuidad de los pobres o como una herramienta para la limosna. Uno es el bebé que quizá ya tenga o vaya a tener un hermanito, y el otro es el bebé que la mirada social juzga “de más”, como si algunas mujeres parieran hijos y otras parieran apenas más bocas que alimentar. Uno es el bebé producto del amor de sus padres, y el otro es el producto de un apareamiento.


Los pibes pobres de catorce años han sido bebés del segundo tipo. No es después de un asalto o de un crimen que esta sociedad debería pensar en ellos. Es antes. Pensar en ellos como acreedores nerviosos. Pensar en ellos como los otros que podrían ser hoy si la vida los hubiese recibido con el saludo mullido de las oportunidades.Reflexionar sobre la adolescencia pobre sólo después de un asalto o un crimen es un latigazo más sobre sus lomos.

Lo peor es que ellos no esperan otra cosa



Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por diegoventu el Lun 17 Nov 2008, 7:45 pm

Quién dijo eso?
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por Princess el Lun 17 Nov 2008, 8:20 pm

diegoventu escribió:Quién dijo eso?

Los artículos o libros suelen ir acompañados de un "por" y eso que sigue es el autor. Ahi decía "por Sandra Russo"·


Es muy cierto lo de la idea de bebés... no veo por qué te parece errada. Siempre está eso de "ah, estos cojen como conejos". "¿para qué otra boca que alimentar?" en cambio de una familia como la de Valeria Mazza o Maru Botana, no son "muchos hijos", no, son la linda familia rubiecita tipo ingalls, y todos suspiran, ahhh
avatar
Princess
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 3598
Edad : 33
Localización : Buenos Aires, Argentina
Karma :
Fecha de inscripción : 24/07/2008

Ver perfil de usuario http://www.servicioderedaccion.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por diegoventu el Lun 17 Nov 2008, 8:25 pm

Ah, lo puso en el título, no estoy acostumbrado a leer eso, casi nadie le pone un título a su post
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Carmen Argibay en Página/12

Mensaje por SparklingDarkEyes el Dom 30 Nov 2008, 11:05 am

Desde que el gobernador Daniel Scioli salió a pedir bajar la edad de imputabilidad de los menores y el gobierno nacional clamó por cárcel y mano dura como respuesta al delito, el tema –dice– la “tiene loca”. Antes de culpabilizar a los niños en conflicto con la ley, sugiere que el Ejecutivo revise sus prioridades y las ubique más cerca de “proteger a los jóvenes” que de instalar “el tren bala”. Es parte, cuestiona, de “la esquizofrenia de los argentinos”, que piden más prisión como castigo “pero dicen ‘qué barbaridad’” si alguien termina declarado inocente después de haber pasado dos años detenido antes de la sentencia.

Argibay se queja de que “los legisladores no trabajan” y la Corte termina diciéndoles “lo que deben hacer”. Así como empujó a restablecer un índice de movilidad jubilatoria, anticipa que el tribunal está próximo a invalidar la norma que castiga la tenencia de droga para consumo personal y, con eso, propiciar un cambio en la ley de estupefacientes. También podría impulsar la revisión de las políticas y condiciones de privación de la libertad de los menores, y a la larga encauzar una reforma penal juvenil de la que muchos hablan pero nadie concreta “porque no da votos”. Apuntalar políticas de Estado es ya un clásico de esta Corte. Lo hizo también con el Riachuelo, y hace unos días con un sorpresivo fallo sobre libertad sindical que la jueza no firmó pero aquí deja en evidencia que comparte.

De aborto, droga y pibes chorros

–El Gobierno amaga con despenalizar la tenencia de droga para consumo personal, pero en el Congreso no pasa nada. ¿Es otro de los casos en que la Corte va a terminar instando a una reforma?

–Y, va a terminar siendo así, porque tenemos una causa.

–Que ya tiene mayoría de cuatro votos.

–Igual no sé si llegamos a que salga este año, por algún problema en la circulación. Pero es probable que la Corte defina esto antes que el Congreso. Pero no es, como se escandaliza mucha gente, que la Corte va a despenalizar la droga en general. Si sale el fallo tal como viene, en todo caso va a decir que el drogadicto no tiene que ir preso, que tiene que hacer un tratamiento. Es un enfermo, no es un delincuente si tiene droga para uso personal. Si eso es despenalizar la droga, yo soy japonesa. No tiene nada que ver. En los países donde se han despenalizado las drogas, no se han despenalizado todas, sino las blandas. La marihuana, y algunos llegan hasta el hachís. Lo que hay son programas de recuperación para los adictos que consumen cocaína, heroína o lo que sea. El Estado se hace cargo de un programa de desintoxicación sin que entren en crisis de abstinencia.

–¿Por qué este tema se dilata a nivel político? ¿Hay connivencia del poder con la comercialización?

-Zaffaroni dice que no se puede comercializar si no hay connivencia de la policía y del poder político. Yo no me animo a aseverarlo así, pero es posible. No hay ningún sector que sea perfecto ni haga todo bien.

–¿La lógica del sistema penal que expulsa y afecta a las mujeres, como en el ejemplo de los edificios de los tribunales, es la misma que encierra a los niños que delinquen? Hasta el poder político pide meter presos a los menores desde que Scioli llamó a bajar la edad de imputabilidad a 12 o 14 años.

–Es una de las cosas que a mí me tienen loca. Todo el mundo ya sabe lo que yo pienso sobre el aborto, así que cuando aparecen con estos planteos yo digo: ¿para qué quieren que nazcan? ¿Para qué? Para maltratarlos, para meterlos presos, para abusarlos, para explotarlos, para dejarlos en la calle, para matarlos. Para eso quieren que nazcan (suspira). Sin palabras.

–¿La Corte va sentar posición sobre la edad de imputabilidad? Tienen un fallo pendiente sobre la constitucionalidad del régimen de privación de la libertad de los menores de 16 años en institutos.

–Es el caso del Instituto San Martín. Algo vamos a hacer. En su momento decidimos no liberar a todos los menores internados allí porque son blancos móviles. A esos chicos, que han tenido algún conflicto con la ley penal pero son inimputables porque son menores de 16 años, la policía ya los tiene marcados. A veces no tienen dónde ir, o los maltrata la familia, o la familia no los quiere tener. No se los puede largar a la calle así, porque los van a matar. No quiero esas muertes sobre mi conciencia. Primero buscamos averiguar cuántos son, qué jueces de menores intervienen y qué conocen sobre cada caso. Sabemos que ni los institutos de menores ni las cárceles son una maravilla, pero eso no depende de nosotros. Lo que sí podremos hacer es intimar a los poderes públicos para que se ocupen de que los institutos funcionen como deben y tengan lo que necesiten. Pero no hay un planteo sobre la edad de imputabilidad.

–¿No haría falta, en realidad, una reforma penal juvenil que contemple a los menores como tales?

–Claro que hay que reformar el sistema. Hay cincuenta mil proyectos en el Congreso, pero no los tratan. Porque no les interesa, porque no da votos, porque el Poder Ejecutivo pide cosas más urgentes y porque los legisladores no trabajan mucho. El Congreso es una institución fundamental, el foro de discusión de la ciudadanía, donde se representan los distintos modos de pensar y se debería buscar consensos. Sin embargo no lo hacen, no cumplen con lo que deben. ¿Entonces qué pasa? Pasa que la Corte tiene que decirles “oigan, señores, ustedes tienen que hacer esto”. Como sucedió con el caso Badaro: tienen que fijar un índice (de movilidad de las jubilaciones). Les damos un tiempo, si no lo hacen lo vamos a tener que hacer nosotros. Pero ahí es cuando nos acusan a los jueces de querer gobernar. Con el tema de los menores puede terminar pasando exactamente lo mismo, porque no hay una ley penal juvenil o como quieran llamarla. ¡Que se ocupen de los menores! Pero que se ocupen, y no como si fueran mayores. A un chico de diez años, ¿quién le enseñó a usar una pistola?

–¿Cuáles deberían ser los pilares de la reforma?

–Bajar la edad de imputabilidad seguro que no. Por lo pronto, la protección y la educación siempre. Y el hacerles entender que son personas que tienen derechos y valen. La sensación que tienen ahora es que su vida no vale nada. Por eso el paco. Si le decís a un chico de 19 años cómo se ve el año que viene, te contesta “muerto”. Si no lo mata el paco, lo mata la policía. Tendría que ser un régimen destinado a proteger, no a estigmatizar o encerrar.


–¿Por qué cree que hay quienes se escandalizan cuando usted y otros penalistas advierten que la salida no es endurecer penas ni la cárcel?

–Hay días que creo que los argentinos somos esquizofrénicos. Me lo podrán rebatir los psicoanalistas, pero yo me puedo dar el lujo de decir alguna estupidez. Nosotros nos jactamos de tener una Constitución maravillosa, con todas las convenciones de derechos humanos incorporadas, somos mejores que todos, los norteamericanos, los europeos, pero después no la queremos cumplir. Cuando la Constitución dice que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario en un juicio, no dice en un diario, ni en la televisión, ni en una marcha. Entonces pasa lo que pasa ahora en San Isidro, donde hay una marcha porque lo mataron al ingeniero Barrenechea y otra porque Brian está preso y es un pobre chico que vive en la villa. Las dos marchas a la vez: en una dicen que al chico hay que matarlo porque es un asesino y en otra, que lo discriminan porque es menor y negrito. Es la misma sociedad, totalmente esquizofrénica. Si el día de mañana tienen a un tipo preso dos años y luego el tribunal oral lo absuelve porque fue un invento de la policía, todos los diarios, empezando por el del amigo (Fernán) Saguier, se rasgarán las vestiduras diciendo “qué barbaridad, dos años preso y era inocente”. Todos los presos sin condena son inocentes. Lo dice la Constitución, que después no queremos respetar.

–¿Pero no es que los jueces proveen una “puerta giratoria”, como dijo su colega Ricardo Lorenzetti?

–Fue una expresión muy desgraciada de mi colega. Que me expliquen por qué están llenas las cárceles si acá hay una puerta giratoria. Nosotros tuvimos que meternos con las cárceles de la provincia de Buenos Aires. Le tuvimos que decir al ministro de Justicia de Felipe Solá que hicieran algo con las cárceles y que sacaran a los chicos de las comisarías. ¿Y con las cárceles de Mendoza? Tenemos un problema con la Corte Interamericana que el Estado argentino se comprometió a solucionar, pero cada dos por tres tenemos un inconveniente con una cárcel. ¿Por qué? Porque las cárceles están superpobladas. ¿Y no era que había una puerta giratoria, y todos entran por un lado y salen por el otro?

–¿Sirvió de algo que la Corte interviniera por las cárceles bonaerenses?

–Entiendo que mejoraron, pero no todo lo que deberían. Era la época de Solá. Ahora tenemos un gobernador que quiere meter a los niños presos.

–¿Qué solucionó el gobierno de Scioli al anunciar, tras el crimen del ingeniero, una reforma policial y judicial, incluido un proyecto para limitar las excarcelaciones?

–Nada. No es solución decir “vamos a hacer pi, pi, pi, pi, pi”.

–Hasta la presidenta Cristina Kirchner lo avaló, responsabilizó a los jueces, pidió más presos y medidas más duras...

–Esto también es un problema de educación, pero de los políticos, que están acostumbrados y preparados para reaccionar de acuerdo con la sensación térmica de la sociedad y lo que la gente quiere oír. Hoy esa sensación es que a los menores hay que matarlos. De pronto, ya no hay delincuentes mayores. Durante el conflicto del campo no pasó nada en este país para los medios: no hubo robos, no hubo ningún problema delincuencial. Después, con lo del ingeniero Barrenechea, subió otra vez la sensación térmica. ¿Y la plata para la educación? ¿La plata para alimentar a esos chicos? ¿Para las madres embarazadas?

–Si usted tuviera en sus manos la posibilidad de diseñar políticas de seguridad y sobre minoridad, ¿qué haría?

–Primero necesitamos educación básica, que es lo que está perdiéndose desde el golpe de 1930 en adelante. Cada golpe fue estropeando más la educación. Por ahí hay que empezar. Esto implica la inclusión de todos los chicos en edad escolar en el sistema educativo. Para eso hace falta un plan de gobierno que disponga de medios económicos para eso, y no para decir que le van a dar una computadora a una escuela de campo que no tiene electricidad. Pero también tenemos que tener comida: un pibe que no come no puede sentarse a aprender nada, porque no está alimentado como debe. Ya sé, esto lleva tiempo, pero algún día hay que empezar. ¿Qué hacemos con los que ya están en el problema? Tenés, por ejemplo, a los que son enfermos, los que consumen paco, que tienen poca esperanza de vida, pero la poca que tienen hay que mejorársela. Que no digan que esto cuesta plata, yo creo que se gasta mucha más plata en una gran cantidad de cosas inútiles. Quiero que me arreglen los trenes que están, antes de que me pongan el tren bala. Con lo que va a costar el tren bala, que va a ser caro y pocos podrán usar, ¡apliquemos ese dinero a otra cosa! Hay que fijar prioridades y la prioridad deberían ser los jóvenes.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 22 Dic 2008, 9:07 pm

Dos especialistas que realizaron estudios sobre juventud y violencia, uno en España, el otro en Colombia, coincidieron en que “no hay un aumento real de la delincuencia juvenil en ningún lugar del mundo”. De todos modos, reconocieron que “cuando se produce un hecho puntual, hay un mayor eco social porque los medios de prensa, que no son los culpables de crear el hecho, sí son responsables de amplificar lo ocurrido y producir el escándalo”. El español Carles Freixa, doctor en antropología y profesor de la Universidad de Lleida, advirtió que ese exhibicionismo de los hechos violentos hace que se esté hablando “de la evolución del erotismo de la violencia a la pornografía de la violencia”. Esto es grave, en su opinión, porque hasta los propios jóvenes violentos “utilizan los medios libres, como YouTube, por ejemplo, para subir sus propios actos de violencia. Es como decir ‘si me dicen que soy malo, pues lo voy a ser’. Es autorretratarse a partir de esa imagen. Es la profecía que se cumple”.

El colombiano Héctor Ospina, licenciado en filosofía y letras y master en educación y desarrollo social, sostuvo que en su país “la violencia se asocia bastante con los jóvenes, en la violencia de las pandillas, de las guerrillas, de los parapoliciales o en la violencia cotidiana”. El también coincidió en que sus trabajos le permitieron comprobar que la violencia en los jóvenes “es menos de lo que dicen los medios y de lo que dice el Estado”. Por el contrario, Ospina piensa que en Colombia “la violencia es un negocio del Estado, del ejército, de todas las instituciones, y hasta probablemente también de los grupos implicados, como la guerrilla o los paramilitares”. El experto opinó que al Estado “no le interesa que la violencia disminuya”.

Ospina y Freixa estuvieron en la Argentina participando del Primer Foro Iberoamericano de Revistas de Juventud organizado por la Fundación Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). En diálogo con Página/12, Carles Feixa dijo que en España se produjo “uno o dos años atrás” un debate “bastante parecido” al que se da ahora en la Argentina sobre la baja en la edad de imputabilidad de los menores. “Si bien no se llegó a pedir la baja en la edad, sí se solicitó el endurecimiento de la ley penal del menor”. Feixa recordó que en los noventa, en su país hubo “una medida progresista que es la responsabilidad penal del menor, que antes se aplicaba a los chicos de 16, en el franquismo, y que ahora se aplazó hasta los 18, aunque se creó entre los 14 y los 18 una legislación intermedia que es, en cierto modo, un castigo, pero que no llega a la internación en una cárcel sino en centros de menores que son establecimientos educativos, aunque obviamente no hay libertad para entrar y salir”. En estos casos, “son penas muy cortas que a los 18 años se eliminan”.

Según Freixa, en España “el nivel de delincuencia se ha mantenido estable e incluso ha bajado algo. Por lo pronto, no hay una discusión sobre el aumento de la delincuencia en España y en ninguna otra parte del mundo porque no lo ha habido. Lo que hay es un mayor eco social cuando se producen hechos puntuales y se produce un escándalo en torno de ello. En este sentido los medios no son los culpables de crear ese hecho, pero sí de amplificarlo. No sólo los medios tradicionales sino los medios digitales. En el caso concreto de España, eso pasó con las llamadas Bandas Latinas, que es el tema al que yo me dedico”.

Esos chicos son “lo que en Argentina se llama los pibes chorros”. En España son jóvenes “de Ecuador, Colombia y otros países latinoamericanos”. Sólo “una minoría de ellos llegan al delito, pero los medios tomaron como emblema a todos los que se agruparon en pandillas”. Explicó que a partir de “un único caso de violación de un niño pandillero a una mujer en Madrid, se levantó toda una campaña de intereses. El debate sobre la ley implicaba introducir la ley norteamericana que considera que el ser miembro de una pandilla es un agravante para cualquier delito que se haya cometido”. Aunque no se llegó a ese extremo, durante la presidencia de José María Aznar “se endurecieron algo las normas, pero después se volvió al estado anterior”.

Feixa consideró peligrosa la permanente exhibición de la violencia a través de los medios audiovisuales. “En Estados Unidos, Philippe Bourgeois habla de la evolución del erotismo de la violencia a la pornografía de la violencia. La violencia, aunque siempre ha sido condenada, es atractiva, especialmente para los adolescentes que están en una fase de formación.” La violencia, a veces, “refuerza la propia identidad del joven, pero sobre todo refuerza la identidad de quien la promueve, que son las instituciones adultas. Hay una separación radical entre nosotros, los adultos, que somos los civilizados, y los jóvenes. El viejo debate entre la civilización y la barbarie, que en este caso es generacional. Ya no somos los blancos contra los indios. Somos los adultos contra los menores”.

El colombiano Héctor Ospina dijo que en su país “se relaciona bastante la violencia con los jóvenes, sobre todo si eres de un sector social, si eres pobre. Si eres campesino, si eres habitante de los sectores populares y eres joven, eres socialmente peligroso”. Ospina aseveró que la colombiana es “una sociedad que en los últimos años es cada vez más autoritaria. El autoritarismo estatal se ha impuesto en todos los aspectos. Las medidas que se proponen son más punitivas y sí se habla de bajar la edad para sancionar a los jóvenes. Yo diría que hoy, en general, la sociedad colombiana está de acuerdo. Los mismos jóvenes, también, muchos de ellos, están de acuerdo”.

Ospina comentó que “el único espacio que tienen los jóvenes para poder reunirse es la esquina, pero inmediatamente se les mira como peligrosos, asociados con la droga, con la violencia. Yo trabajo en barrios populares y la misma comunidad, el mismo barrio, tiene la misma mirada que tienen los medios de comunicación y que tiene el Estado”. El especialista cuestionó que se comparta esa visión de los jóvenes sin tomar en cuenta “que esos muchachos no tienen espacio, no tienen trabajo ni educación, no tienen oportunidades. Pero a veces, además, tampoco tienen que ver con la violencia de que se los acusa”.

Al igual que su colega español, Ospina está convencido de que “no es punitivamente como se resuelve el asunto de la violencia de los jóvenes en Colombia. El problema tiene su origen en un país antidemocrático como es la vida civil y pública colombiana. La alternativa de muchos años, también para muchos jóvenes, es la violencia porque si tú no tienes ninguna posibilidad de expresar tu inconformidad frente a los problemas de salud, de educación, porque siempre se ilegaliza cualquier protesta, porque se considera que se pone en peligro la seguridad del Estado, la violencia pasa a ser el único camino de expresarse”.

Ospina precisó que las estadísticas oficiales, en su país, dicen que “hay más jóvenes en la violencia, mientras que otros estudios afirman que no es así. Yo creo que el problema de la violencia en Colombia es un negocio del Estado, del ejército, de todas las instituciones. Al Estado no le interesa que esto disminuya”. Recordó que desde el gobierno se habla de “tantas bajas en la guerrilla, de tantas personas que están encarceladas. ¿Cómo es posible entonces que luego digan que (la guerrilla) se multiplica con la velocidad con la que se multiplica? No es posible si no es parte de un negocio. La guerra es un negocio y Estados Unidos tiene interés en mantener la guerra de Colombia”.

Freixa insistió en que “las medidas preventivas son más eficaces que las punitivas. Pero si se aplican leyes punitivas, que también apliquen los derechos. Si se pide una baja de la imputabilidad a los 16 años, que les den el derecho al voto, a la libertad sexual, a cualquier derecho cívico. Los expertos entienden que la supuesta madurez o inmadurez de los jóvenes tiene que ver con el contexto social. No hay nada en lo biológico ni en lo psicológico que impida que un adolescente de 16 años sea maduro y tome decisiones responsables. Deben respetarse los derechos y los deberes. Si rebajamos solo una parte a los 16, estamos en una desigualdad”.

Freixa trabajó con chicos mexicanos de la clase trabajadora “que se agrupaban en pandillas porque las pandillas eran como su segunda familia. Era una manera de acceder a otra cultura. La cultura no es sólo la cultura académica, la cultura profesional, sino que es también una cultura cotidiana, de los propios jóvenes. Las pandillas tienen una dimensión violenta que no se puede negar, pero sobre todo tienen une capacidad de creación cultural importantísima. Todos los investigadores que nos dedicamos al tema sabemos perfectamente que cuando se invierte en el potencial cultural de las pandillas la violencia se reduce mucho. No desaparece, porque la violencia está presente no sólo en los jóvenes sino en toda la sociedad, pero la violencia se reduce mucho cuando hay una inversión social en las actividades creativas de los jóvenes, que son la música, el baile, la pintura, el graffiti. Los chicos inmigrantes en España viven la doble discriminación de ser pobres e inmigrantes. Los medios de comunicación les etiquetan. Son carne de cañón ideal para cualquier problema que haya”.

El experto español dijo que luego de trabajar tres años con esos grupos, en Barcelona se llegó “a pasar de una fase de un peligroso camino hacia la norteamericanización de las pandillas, el modelo de las pandillas como problema endémico, irresoluble, que debía tratarse únicamente por la vía penal, a la experiencia de convertir a esas pandillas en asociaciones juveniles. El primer caso fue la Fedelatina, que agrupa a entidades emigrantes de Cataluña, una antigua pandilla, los Latin Kids, que ahora se convirtió en asociación. Esto no eliminó los delitos ni la violencia de golpe, pero hubo una reducción importante”.

Ospina trabaja con sectores populares en un proyecto que se llama Niñas, Niños y Jóvenes Constructores y Constructoras de Paz. “Son sectores donde supuestamente hay una violencia grande. Violencias organizadas, violencias no organizadas. Lo primero que encuentro es que es menos de lo que dicen los medios o de lo que dice el Estado. Lo segundo es que los mismos compañeros del barrio de esos chicos los señalan como muchachos asociados con la drogadicción. Esos mismos chicos, una vez que encuentran una posibilidad de expresión, a través de la educación, encuentran canales de organización para poder trabajar por su barrio, por su escuela, por condiciones diferentes de vida. Por eso creo que se trata de un problema de oportunidades. Cuando se genera un espacio, una condición, cualquier relación humana genera condiciones distintas. Esto también lo he visto en hogares de paso donde llevan a muchachos que se supone delincuentes. Con una perspectiva clara de oportunidades las condiciones cambian.”



Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Entrevista a Ezequiel Adamovsky

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 11 Jul 2009, 12:23 pm

No es un mito ni una clase social, según la definición marxista. La clase media, sin límites definibles, compleja hasta el hartazgo, atravesada por la heterogeneidad en su constitución política e importantísima para pensar la Argentina, acaba de ser historizada. Gorila en su nacimiento, hija dilecta en los finales de los ’50, proobrera en los ’70, silenciosa durante la dictadura, alfonsinista en el ’83, cacerolera en 2001 y macrista en estos años, su derrotero es más variopinto que la vida misma. Ezequiel Adamovsky, joven historiador que se animó a descifrarla, cuenta su genealogía en Historia de la clase media argentina (Planeta). Es, quizá, el grupo al que pertenecen gran parte de los lectores de esta revista. El mismo que retrató Quino en Mafalda y Rep en la historieta que anticipó el 19 y 20 de diciembre de 2001. El mismo grupo que apoyó al campo y denostó a Cristina. ¿O tal vez esta afirmación no resulte tan certera?

–El marxismo habla de “pequeña burguesía”, pero hay otro sector más amplio, la clase media. ¿Qué significa cada uno?

–Los sectores del espacio entre la clase dominante y los pobres siempre fueron difíciles de categorizar. La tradición marxista se negó a reconocer más de dos clases sociales, entonces se englobaba como parte de la burguesía, con características especiales. “Clase media” viene de la tradición liberal.

–¿Cuándo surge en el país?

–Es mucho más reciente de lo que pensamos. Siempre hubo periodistas, médicos y maestras, pero hasta la década del ’40 no se pensaba que formaran un conglomerado.

–Justo cuando nace el peronismo.

–A partir de la autoafirmación de las clases más bajas que produjo el peronismo y como reacción antiperonista se formó la noción de clase media. Nació con una carga política muy precisa y con un fuerte desprecio a las clases sumergidas. Antes del peronismo se produce un alineamiento político entre sectores medios y altos, evidente en el apoyo a la Unión Democrática, donde se unen las instituciones representativas de los sectores medios y el gran capital. El antiperonismo tenía una adhesión tan masiva a su proyecto que en las manifestaciones callejeras juntaba 200 mil personas. La UD estaba convencida de que representaba al pueblo, pero las elecciones fueron una bofetada y tuvieron que reconocer que los seguidores de Perón no eran sólo un puñado de maleantes, vagos y prostitutas, como decía la prensa de la época, sino una masa social predominante. Ahí surge la denominación para la mitad del pueblo no peronista como clase media; necesitaban decir que los opositores a Perón no eran sólo oligarcas, como él decía, sino una masa social con legitimidad para oponerse.

–¿Cuándo comienza a representarse icónica y culturalmente la clase media?

–Antes del peronismo y de la identidad de clase media existían ciertos íconos que luego se incorporan, como La familia Falcón, un símbolo de decencia, de esas familias que sin ser ricas se distinguen del pueblo llano. Posee el valor de la educación, que eleva el nivel social, cumple ciertas pautas de conducta familiar y sexual. La respetabilidad es fuertemente retomada y reclaman el baluarte de la decencia. En los ’50 y ’60 aparece la familia como arquetípica de la clase media.

–En esos años esa identidad está extendida.

–Con el desarrollismo y la Revolución Libertadora la clase media se convierte en la niña mimada. Y a través del tiempo esa identidad va calando cada vez más abajo. Existe cierto desprecio por ser pobre, a tal punto que gente de clase baja piensa en sí misma como clase media. Es la representación de lo argentino, la mejor parte de la nación, el progreso, la racionalidad política. Cambia a fines de los ’60, cuando otros discursos apuntan a que el trabajador es el centro de la nación e impugnan a la clase media. Fueron tiempos de conflictos de imágenes. Por un lado, aquellas que levantaban a la clase media como baluarte de democracia, libertad y racionalidad y, por otro lado, las que la acusaban de todo lo contrario. Ese conflicto se saldó, baño de sangre mediante, con el Proceso.

–A favor de la clase media.

–Así es, y esa victoria se solidificó en el alfonsinismo. El triunfo de Alfonsín se lee como un triunfo de la clase media, la ruptura del hechizo plebeyo instalado por Perón en el ’45. Si se pudiera medir la autopercepción, quizás haya sido el momento en el que más gente pensó en sí misma como clase media.

–¿Qué pasó con el menemismo?

–La prédica neoliberal, con Neustadt y Grondona, se apoya en el orgullo de clase media. Había que superar al peronismo, a los sindicatos corruptos que impedían un cambio, a los trabajadores vagos que usufructuaban beneficios sindicales en contra del Estado. Con eso machacaban los propagandistas del neoliberalismo, tratando de despertar ese orgullo de clase media para romper cualquier alianza entre los sectores medios y bajos.

–Adelina de Viola decía: “No más proletarios, sino propietarios”.

–Claro, esa idea de que somos todos emprendedores.
En el segundo mandato de Menem los apoyos fueron mermando, se mantuvo en los sectores altos, tuvo gran apoyo en los bajos y uno matizado en los medios.

–¿El “voto cuota” no fue de la clase media?

–Sí, pero a la vez había un intento de impulsar proyectos políticos distintos. Surgen el Frepaso y luego la Alianza. Cultural y socialmente hubo una fractura mental en el universo de la clase media. El empobrecimiento de vastos sectores, “los nuevos pobres”, fue un golpe mortal al imaginario de la clase media, que creía en el progreso asociado al trabajo, al ahorro, al estudio, todo lo que el menemismo echó por tierra.

–El triunfo de la Alianza, ¿fue una reconstitución de la clase media?

–Fue un movimiento político que trató de hacer resurgir valores tradicionales de la clase media: la decencia, el trabajo, la movilidad ascendente.

–Cuando cayó De la Rúa se dijo que la clase media derrocó a su propio presidente.

–Algunos intelectuales instalaron esa idea, pero el 19 de diciembre comenzó unas semanas antes con movilizaciones y siguieron varios meses, fue producto de una lucha conjunta de sectores medios y bajos. El cacerolazo fue de clase media y baja. El piquete no era privativo de las clases bajas: lo habían realizado sectores agrarios y pequeños empresarios. Hubo una conjunción de los reclamos. Los cánticos del 19 y 20 de diciembre tenían la intención de incluir con palabras como “pueblo”, “nación”, “argentinos”. “Piquete y cacerola, la lucha es una sola”, da cuenta de ese espíritu. No fue sólo una expresión de deseos, fue expresado en hechos.

–Pero cada clase tenía su propio espacio.

–Los asambleístas no usaron a la clase media como imagen, por el contrario, lo consideraban casi un insulto. Había un esfuerzo deliberado de asociarse con las clases bajas. Que se dijera que era un movimiento motivado por la pérdida de ahorros con el corralito era una confrontación. La esperanza estaba en la asociación con los sectores bajos. Duró poco pero fue poderoso.

–Después vino Kirchner.

–Finalizó el 2002 marcado por ese acercamiento. Después hubo más estigmatización de los piqueteros, un desencanto, se desactivaron las asambleas. Hubo una vuelta a las certezas de la clase media.

–¿Volvió a su nivel habitual de fascismo?

–Lo decía Barcelona, pero para no estigmatizar: los niveles de fascismo están distribuidos uniformemente en todas las clases sociales.

–Los cacerolazos de 2008 tuvieron un componente político distinto al de 2001.

–En ese año salió todo el mundo a la calle y lo mismo pasó en 2008: cuando se ve dónde, cuántos y quiénes salieron, no queda claro que haya sido la clase media.

–Se hicieron en Acoyte y Rivadavia...

–Nunca superaron las 200 personas, un número pequeño, seguro que de sectores medios, igual que la que fue al Monumento a los Españoles; seguro que tenían esa cosa gorila, antiperonista, antipopular que acompañó todo el conflicto. Pero decir que fue la clase media no es acertado. De todas maneras, probablemente el presidente que más insistió con el orgullo de clase media haya sido Kirchner. En sus discursos habla de los inmigrantes europeos, de una nación con movilidad social ascendente. Lo repitió hasta el hartazgo. Trata de apropiarse de imágenes implícitas con la esperanza de ganar a otro espectro del arco social, ya que siendo peronista tiene el apoyo de las clases bajas.

–Las cifras de la última elección, ¿demuestran una derechización de la clase media?

–Desde 2007 se nota un desencanto con el kirchnerismo y esta vez se hizo más evidente. Y como el kirchnerismo intentó posicionarse como una fuerza “progresista”, la conclusión casi inevitable es que esos sectores medios se corrieron a la derecha. No estoy seguro de que sea así. Mucha gente retomó ese “orgullo de clase media” excluyente y discriminatorio y se puede haber traducido en más votos a la derecha neoliberal, Macri y De Narváez. Pero otra parte del anti-K no es de derecha. Lo que mucha gente no le perdona a Kirchner es no haber inaugurado un nuevo ciclo histórico nacional: disolver el peronismo en una fuerza “transversal” y progresista, capaz de atraer votos tanto de la clase baja como de la media. Dicho de otro modo, acabar con el peronismo sin excluirlo. En esa esperanza se puede reconocer la impronta de identidad de la clase media y su componente antiperonista. A Kirchner no se le perdona que se haya “peronizado”, pejotizado. Es entonces un voto antiperonista, incluso “gorila”, pero no necesariamente de derecha. El voto anti K en Capital se repartió entre derecha y “progresistas”, no hubo “derechización de la clase media” sino, en todo caso, de una porción de la clase media. El proyecto K, y en alguna medida el de Solanas, prometía terminar con el peronismo disolviéndolo en un progresismo amplio. Macri y De Narváez ofrecían lo mismo, pero colonizándolo con candidatos que de peronistas no tienen nada. Es peligroso leer la situación política actual de manera simplista, como una mera “derechización de la clase media”, porque se desconoce que una parte de ese sector todavía está disponible para una política progresista y porque minimiza que buena parte de las clases bajas votó también a la derecha. Macri ganó con votos de Villa Lugano y De Narváez obtuvo caudales enormes en el conurbano. El peligro es el de un giro de toda la sociedad hacia la derecha.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por diegoventu el Vie 31 Jul 2009, 10:23 am

La U de Junín viene mejorando:

El 4 de agosto la UNNOBA estrenará por el Canal Encuentro el ciclo “Qué supimos conseguir, una mirada sobre el bicentenario”. Este consta de trece capítulos a través de los cuales se tratarán “grandes temas nacionales”, bajo la conducción del periodista Daniel Tognetti.
A partir de la meta de diseñar y producir material audiovisual de alta calidad, la UNNOBA ha creado AURA (Area Universitaria de Realizaciones Audiovisuales), que tendrá a cargo este ciclo como primer producto.
“Qué supimos conseguir” es auspiciado por las municipalidades de Junín y Pergamino, quienes colaboraron en su producción.
El martes 4 de agosto a las 22 se podrá ver por Canal Encuentro el primer capítulo del ciclo, que tratará sobre Derechos Humanos. El mismo día habrá otros horarios de emisión: a las 2 y a las 6 de la mañana. Durante esa semana el miércoles 5 se emitirá a las 16.30, el jueves a las 10, el sábado a las 21.30 y el domingo 9 de agosto en tres horarios: 2.30, 5 y 9.30.
El segundo capítulo del ciclo se emitirá en la semana siguiente: el martes 11 de agosto, con el tema Populismo. Está previsto que el ciclo continúe, a partir del siguiente cronograma: Inmigración (18 de agosto), Educación (25 de agosto). Democracia (29 de septiembre), Salud (6 de octubre), Movimientos Políticos (13 de octubre), Soberanía (20 de octubre), Medios de Comunicación (27 de octubre), Cultura y Nación (3 de noviembre), La historia del trabajo (10 de noviembre), Desarrollo, ciencia y tecnología (17 de noviembre). Las conclusiones generales del ciclo se emitirán el 24 de noviembre.
Entre los entrevistados del ciclo, se incluyen destacados pensadores argentinos, intelectuales, políticos y artistas: el sociólogo Ernesto Laclau, el músico Chango Spasiuk, el analista político Rosendo Fraga, el historiador Osvaldo Bayer, el psicoanalista Germán García, la escritora y ensayista Beatriz Sarlo, los políticos Antonio Cafiero, Rodolfo Terragno y Chacho Alvarez, el investigador y escritor Eduardo Saguier, el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat, el especialista en temas ferroviarios Juan Carlos Cena.
Para reflexionar sobre los distintos temas que recorrerán los 13 capítulos, fueron convocados también: Torcuato Di Tela, Estela de Carlotto, Marta Maffei, Eduardo Aliverti, Héctor Larrea, Claudio Villaruel, Rogelio García Lupo, Daniel Santoro, José Natanson, Hilda Sábato, Hugo Cañón, Eduardo Jozami, Carlos Rozansky, Eduardo Rinessi, María Moreno, Saida Lobato, Bety Elizalde y Alicia Bernasconi.


Convenio

El 18 de noviembre pasado la UNNOBA firmó un convenio de colaboración con EDUC.AR para co-producir integralmente este ciclo.
El convenio se firmó en la sede Pergamino y estuvieron presentes Tristán Bauer, responsable de la Secretaría de Medios Públicos de la Nación, e Ignacio Hernaiz, director de Canal Encuentro, y el rector Guillermo Tamarit.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por SparklingDarkEyes el Vie 31 Jul 2009, 4:15 pm

Y la entrevista/nota de opinión?


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por diegoventu el Vie 31 Jul 2009, 4:42 pm

La noticia informa sobre entrevistas a las personas que ahí nombra. Si las querés ver, poné Encuentro.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por SparklingDarkEyes el Vie 31 Jul 2009, 4:46 pm

Tendria que ir en el subforo de televisión, no acá.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por diegoventu el Vie 31 Jul 2009, 4:49 pm

Bueno, que actúe un moderador.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas/Notas de opinión

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.