Hechos de la Historia

Ir abajo

Hechos de la Historia

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 20 Dic 2008, 10:47 am

Pastilla y champagne. La noche anterior a su renuncia, De la Rúa era un fantasma. Después de pasar momentos de incertidumbre sobre su propia seguridad y la de su familia, se fue a dormir. El gobierno se caía a pedazos y sólo algunos pocos intentaban sostenerlo. Uno de ellos era el máximo operador de la UCR, Enrique Nosiglia, quien había pasado la tarde y la noche reunido con los jefes del peronismo tratando de llegar a algún tipo de tregua. Nosiglia terminó esas reuniones y fue de inmediato a Olivos. “Despertá al viejo. Tengo que contarles las novedades”, le pidió a Antonio de la Rúa. El hijo presidencial se sumergió en la habitación del presidente y después de un tiempo volvió sin respuesta: “Es imposible. No se despierta. Se debe haber tomado alguna pastilla”. Nosiglia soltó un suspiro antes de lanzar una sentencia entre irónica y triste: “Entonces abrí un champagne. El gobierno se terminó”.

El doble comando de Duhalde. Desde la mañana del 20 de diciembre la clase política sabía que Fernando de la Rúa iba a renunciar ese día. Los máximos jefes del peronismo empezaron entonces sus rondas de encuentros para negociar quién de ellos iba a asumir en reemplazo del radical. La mayoría de las reuniones se hicieron en los despachos de los senadores del PJ. Pasaron varias cosas hasta que Adolfo Rodríguez Saá fue elegido como el nuevo presidente. Una de ellas fue que se había negado a asumir Eduardo Duhalde. El dirigente bonaerense lo expresó a su modo en una reunión que se hizo en el despacho del senador Jorge Yoma. “Eduardo, tenés que asumir la Presidencia”, le dijo Carlos Ruckauf a Duhalde. El bonaerense estaba muy nervioso y se puso peor cuando escuchó esa frase. Fue entonces cuando se tomó los codos con las manos, y mientras se movía de un lado para el otro repetía: “No puedo, no puedo, no puedo, le tengo que preguntar a Chiche”. Al poco tiempo confirmó lo que sus aliados temían: después de hablar con su esposa, dijo que no.

Nace una estrella. El 20 de diciembre, en un salón del Senado, los jefes del peronismo decidieron que Adolfo Rodríguez Saá iba a asumir en lugar de De la Rúa, tras un breve ínterin de Ramón Puerta al frente del Ejecutivo. Adolfo salió triunfal del despacho del Congreso, donde fue “designado” presidente. De inmediato se topó con un dirigente muy entusiasta. Era Daniel Scioli: “Adolfo, ¿qué tal? Soy Daniel Scioli, quería decirte que podés contar conmigo para lo que necesites”, lo saludó el ex motonauta, que nunca había desempeñado un cargo ejecutivo. Rodríguez Saá estaba exultante: “¿En serio puedo contar con vos? ¿Y qué te gustaría hacer?”. Scioli no dudó: “Siempre me interesaron el turismo y el deporte”. El flamante presidente encontró la excusa perfecta para hacer su primer nombramiento en el Gabinete, a pesar de que se encontraba en un pasillo del Senado: “Listo, entonces, quedás formalmente nombrado nuevo secretario de Turismo y Deportes”. Scioli no lo podía creer. Tras la renuncia de Saá, continuó en esa secretaría, con la que recorrió todo el país durante la gestión de Duhalde, y desde la cual saltó a ser candidato a vicepresidente de Néstor Kirchner.

La caja vacía. Eduardo Duhalde asumió la Presidencia en una de las peores crisis económicas de la historia. El Estado estaba quebrado, literalmente. Duhalde contó varias veces frente a sus íntimos que a poco de asumir llamó a su flamante secretario de Hacienda, Carlos Mosse, para que le hiciera un análisis de la situación de las arcas públicas. El bonaerense estaba preocupado porque debía afrontar el pago de las jubilaciones en pocos días. Pero Mosse estaba más desolado que él: “No hay nada, ni un peso, Eduardo. No tenemos un solo mango”, le explicó durante una reunión en la Casa Rosada. Duhalde no lo podía creer. Su gestión iba a ser dura.



Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por SparklingDarkEyes el Dom 21 Dic 2008, 10:03 am

Domingo Cavallo tuvo que alzar los ojos para mirar a la cara a su interlocutor, bastante más alto que él. Intentó hablar con esa mezcla siempre fatal de furia contenida y cordialidad impuesta.

--Así que por fin conozco al hombre que le quiere torcer el brazo al Presidente.

Frente a Cavallo, Rafael Bielsa, se irguió un poco más en su metro noventa y tres y fue más directo.

--Mire, yo tengo a mi cargo el organismo encargado de controlar al Gobierno. Y no vine aquí para que ningún pelotudo me falte el respeto.


Antes de que el flamante ministro de Economía del gobierno de Fernando de la Rúa y el titular de la Sindicatura General de la Nación llegaran a las manos, se interpuso entre ambos Alfredo Castañón, abogado de Cavallo y con ánimo y planta suficientes para detener una trompeadura.

El desencuentro tuvo como escenario el ministerio de Economía, la semana posterior al 21 de marzo de 2001, cuando Cavallo volvió a manejar la economía argentina que iba a terminar con el país en llamas. El trasfondo, la aprobación del contrato renegociado con la empresa alemana Siemens por la confeccción de 42 millones de DNI, la informatización de lospuestos fronterizos del país y la confección de nuevos padrones.

Hoy se sabe que aquel contrato por 1.260 millones de dólares firmado durante el menemismo, incluía coimas millonarias para los funcionarios de entonces, incluido el propio Menem, según se sospecha.


Para no perder sus millonarios contratos actuales con Estados Unidos, Siemens admitió haber pagado esas coimas en la Argentina. Y si bien no involucró a los gobiernos posteriores al 2001, también aseguró haber seguido pagando en la Argentina hasta 2007. A quiénes pagó Siemens; por qué, si el contrato de los DNI estaba rescindido desde mayo de 2001; y por cuáles "servicios" siguió invirtiendo dinero sucio en Buenos Aires, es un misterio que sólo Siemens puede revelar.

En 1998, la concesión a Siemens de la confección de los DNI nació mal parida. Los entonces diputados del FREPASO Darío Alessandro y Juan Pablo Cafiero denunciaron irregularidades en las licitaciones y en la elaboración del contrato. Uno de los consorcios que habían perdido la licitación a manos de Siemens denunció a quienes quisieran oirlo que el negocio que la empresa alemana pretendía cobrar 1.260 millones de dólares no costaba más de 180. Y que los DNI que por obligación deberíamos renovar, u obtener por primera vez, todos los argentinos y por el que Siemens pretendía entre 30 y 40 dólares no podían costar más de 3.50 pesos-dólares de la época.

Siemens actuó con el gobierno de De la Rúa con la política del hecho consumado. En febrero de 2001, dos meses después de asumir la Alianza, la empresa organizó una muestra de su capacidad para confeccionar documentos de identidad. Fue un fracaso. Donde debía haber pulgares derechos los había izquierdos, algunas fotos de los ciudadanos estaban invertidas y el Gobierno decidió suspender el proceso de elaboración de los DNI, que se hacían en una imprenta de Barracas conocida como "La Fabriquita".

En julio, setiembre y diciembre de 2000, De la Rúa recibió una carta y dialogó dos veces con el canciller alemán Gerhard Schroeder. En todas las charlas estuvo presente la renegociación de los DNI, que para finales de aquel año tenía una carga adicional: en noviembre se sancionó en el país la Ley de Emergencia Económica que hacía caer casi en forma automática los contratos firmados por la administración menemista. La excepción era la renegociación. Y Siemens fue una excepción.

La empresa alemana afirma hoy, sin dar nombres, que la administración De la Rúa amenazó con terminar el contrato con el argumento de que se había firmado con fraude. Hasta ahora, ninguno de los ex funcionarios consultados por este diario admitió saber que el contrato firmado entre Siemens y Menem era fraudulento, pero muchos dijeron haberlo sospechado.

Siemens también echa una sombra de dudas sobre el gobierno de la Alianza. Dice que pagó "seis millones de dólares en sobornos adicionales a funcionarios del nuevo gobierno argentino. De todos modos, a pesar de estos pagos, el contrato fue cancelado en mayo de 2001."

El ex ministro del Interior, Federico Storani, impulsó la renegociación del acuerdo con Siemens.
Por eso es que ni bien conocida parte de la trama secreta de la operación DNI, se defendió con un "Me quieren involucrar en algo turbio", y prometió presentarse ante la Justicia para aclarar su situación.

En realidad, el gobierno de De la Rúa renegoció el contrato con Siemens y logró una rebaja de 328 millones de dólares del precio original de 1.260. Storani pensaba igual que el entonces Presidente: la rebaja era importante, los DNI iban a ser infalsificables y el acuerdo con Siemens iba a evitar un conflicto con Alemania. Sobre todo cuando De la Rúa debió hablar en diciembre de 2000 con Schroeder para pedirle el apoyo de su país al blindaje de 20 mil millones de dólares dado a la Argentina resquebrajada de entonces por el FMI y otras entidades crediticias. En esa charla, De la Rúa le aseguró a Schroeder que el caso Siemens iba a tener pronta resolución. Y favorable.

También Cavallo se convirtió en el defensor más feroz del contrato renegociado. Veía en la rescisión un papelón internacional del país, cascoteado ya por una crisis económica que sería, como un alud, imparable y, fiel a su estilo, veía en cualquier cuestionamiento a su postura un palo en la rueda a su gestión y a la del gobierno.

El contrato estuvo a punto de firmarse. Pero alguien recordó entonces que, antes del éxito de la misión, había que dar aviso a la SIGEN y a la Procuración del Tesoro, que ya había advertido que Siemens no había cumplido con ciertas cláusulas del contrato. En realidad, más que un pedido de permiso, el gobierno de De la Rúa comunicó a los dos organismos su decisión de aprobar el contrato renegociado con Siemens.

Pero en febrero de 2001 la SIGEN dirigida por Bielsa presentó un informe demoledor a los ministros Storani y Chrystian Colombo, jefe de Gabinete. Sin mencionar la palabra "corrupción" y sin sospechar lo de las coimas, el informe sugería que el contrato olía a podrido y cuestionaba cinco de sus puntos. Entre ellos, afirmaba que la presunta rebaja en el costo de los DNI de 30 a 25 pesos-dólares no era tal: los documentos de 30 pesos se enviarían a domicilio. Los de 25 pesos, no.

Pero donde la SIGEN más puso el acento fue en sus intentos reiterados, y todos en vano, para que Siemens revelara la "estructura de costos" del contrato.

La Ley de Emergencia económica, que había dado un plazo de 180 días para renegociar los contratos pedía un "esfuerzo compartido" entre las partes: Estado y empresas debían ceder un poco en sus intereses, deseos y ambiciones, si querían alcanzar un acuerdo en un país que ya hacía agua.


-Nosotros queríamos que Siemens nos presentara esa estructura de costos -confió a Clarín uno de los expertos de la SIGEN- Para saber si el esfuerzo era realmente compartido, necesitábamos saber cuanto cobraba Siemens por cada cosa. Nunca logramos que lo hicieran. Hoy sabemos que las coimas eran tan enormes, que se hacían indisimulables en una estructura de costos real. Era imposible ocultarlas.

"Este órgano de control no ha podido hacer un análisis que permita arrojar conclusiones sobre la razonabilidad de la retribución del contratista (por Siemens) (...) debido a que no hemos tenido a la vista datos concluyentes respecto de los costos de los servicios involucrados en la presente contratación, ni del valor de las inversionas requeridas", se queja aquel informe al que tuvo acceso este diario. Y en otra parte insiste: "Para una evaluación integral de los resultados de la nueva ecuación económico-financiera de la contratista (...) debe destacarse la necesidad de contar con el correspondiente análisis de la estructura de costo del contrato y su correlación con los ingresos a percibir".

En marzo de 2001, Storani renunció al ministerio del Interior. Antes se sinceró con más dolor que furia: "Todo venía fenómeno hasta que se metieron ustedes", le dijo a un hoy ex miembro de la SIGEN que a través de su informe aconsejaba, sin hacerlo, rescindir el contrato con Siemens.

Storani dejó el gobierno disconforme con el ajuste económico propuesto por Ricardo López Murphy, que había reemplazado a José Luis Machinea en Economía. Fue reemplazado Ramón Mestre. El 20 de marzo López Murphy ya no era más ministro y el 21 Cavallo tomó el timón de la economía argentina. Y de la causa por la firma del contrato con Siemens.

Después del frustrado intento de pugilato entre Cavallo y Bielsa que abre esta historia incompleta, hubo una segunda reunión, ya en abril de 2001, en la Jefatura de Gabinete que funcionaba entonces en el que había sido el edificio Somisa, en el cruce de la Avenida Belgrano con la Diagonal Sur.

Alguien decidió que tal vez fuese mejor que el temperamental Cavallo no volviera a enfrentarse con el no menos temperamental Bielsa. Como un mediador papal, el ministro Colombo recibió a Bielsa y a Mestre, entre otros funcionarios. Minutos antes de entrar al despacho de Colombo, los funcionarios vieron salir a Carlos Sergi, ex directivo de Siemens y señalado como lobbysta de la empresa alemana. Colombo, que tampoco deseaba la rescisión del contrato, escuchaba a quienes sí la querían, a quienes en el Gobierno impulsaban en cambio la aprobación del contrato renegociado, a quienes, como Cavallo, daban prioridad a la seguridad jurídica y también escuchaba los argumentos de Siemens.

En ese segundo encuentro entre funcionarios, la SIGEN aportó el informe técnico que habían preparado a pedido de Storani y de Colombo. Una copia fue a parar a manos de Ramón Mestre que parece era célebre por su cara de póker en los momentos críticos.

Y entonces todo cambió. Un ex funcionario que rogó que su nombre fuese mantenido en reserva, confió a este diario que Mestre llevó el documento a Córdoba y se lo dio a estudiar a su hermano, "un camarista en lo civil de Córdoba". La respuesta del hermano del ministro fue terminante: "No firmes eso ni loco".

Clarín confirmó esa historia con uno de sus protagonistas. Ramón Mestre murió el 6 de marzo de 2003, quince meses después de la renuncia de De la Rúa. Pero su hermano Eduardo, que fue en realidad ex camarista federal de Mendoza, contó los hechos con ligeras modificaciones:

-Yo me había jubilado hacía poco y mi hermano me pidió que viajara a Buenos Aires para estudiar un proyecto. Viajé y él puso en mis manos el informe de la SIGEN. Ahora es fácil decirlo, pero aquello tenía mal olor. Recuerdo que en aquel momento había muchas presiones, del gobierno alemán, por ejemplo; Cavallo decía que iban a caerse todos los acuerdos comerciales; la Aduana ya funcionaba con equipos de Siemens en varios puestos fronterizos. Pero sí, le aconsejé a mi hermano que no firmara esa renegociación.

La historia fue confirmada también por el hijo del ex ministro, Ramón Javier Mestre.

-Yo entonces trabajaba como abogado en una compañía de seguros y viajaba a Buenos Aires. Un día en la Casa de Gobierno, junto a mi padre, nos cruzamos con De la Rúa. Y escuché que mi padre le dijo: "Mire Presidente, si usted firma ese contrato, yo me voy".

Desde el veredicto de su hermano, Mestre se transformó en un defensor de la rescisión del contrato con Siemens. Y tuvo también varios choques con Cavallo. Algunos tan serios como el que tuvo Bielsa. La dura posición de Mestre fue reconocida por Storani en 2003, después de la muerte del ex ministro. Admitió que la renegociación con Siemens hubiera sido posible.

"Por mi formación de abogado -dijo- sugerí que era preferible un arreglo a la posibilidad potencial de un juicio. Estábamos muy cerca de un acuerdo. Cuando asumió el doctor Mestre, se decidió el camino de la rescisión".

No fue tan así. Cuando estaba por vencer el plazo de 180 días para renegociar el contrato, la fecha clave era el 21 de mayo de 2001, Siemens recibió de manos de Mestre un proyecto de nuevo acuerdo. Había sido preparado por la SIGEN, reducía los beneficios de la empresa y aumentaba los del Estado, si Siemens tenía a bien revelar la estructura de costos de su inversión. La empresa alemana lo rechazó: creyó que era imposible llevarlo adelante. Ni habló de revelar los costos de su inversión.

El gobierno estaba entonces dividido en dos, con dos fuertes personalidades a la cabeza de cada postura: Mestre impulsaba la rescisión del contrato. Cavallo quería el acuerdo con Siemens. De la Rúa intentaba salvar el acuerdo. Quienes recuerdan sus argumentos, creen que le preocupaba las buenas relaciones entre los dos países más que el conrato por los DNI.

En algún momento tuvo un encuentro durísimo, pese a los buenos términos, con el titular de la SIGEN. De la Rúa le pidió a Bielsa que aprobara el acuerdo. No estaba en las atribuciones de la SIGEN hacerlo, ni siquiera sus informes y recomendaciones eran vinculantes para el Gobierno. Pero no se podía acordar con Siemens con un informe tan demoledor. Cualquier revisión a futuro, y los plazos se vencían, requería que Siemens revelara los costos de su inversión. Y Siemens no podía revelar esos costos porque hubiera quedado al descubierto lo que quedó al descubierto en estos días: el pago de sobornos millonarios a funcionarios argentinos. Ese era el nudo del drama. Y no se podía desatar. Ni cortar.


-Presidente -le dijo Bielsa a De la Rua en aquel diálogo tenso- usted va a evitar recorrer los pasillos de Tribunales por cada "no" que yo le diga. En cambio va a vivir en los juzgados por cada "sí" que le digan los alcahuetes que tiene al lado.

El viernes 18 de mayo de 2001 el gobierno de Fernando De la Rúa rescindió el contrato con Siemens. El decreto menciona "la última propuesta hecha por el ministerio del Interior que recepta gran parte de las opiniones de la Sindicatura General de la Nación".

Lleva la firma de Fernando De la Rúa y de sus ministros: Chrystian Colombo, Ramón Mestre y Domingo Felipe Cavallo.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por diegoventu el Miér 18 Mar 2009, 5:16 pm

No sabía dónde poner esto, creo que acá está bien:

En la Argentina hay muchísimos pioneros olvidados, que realmente lucharon por sus ideales y las nuevas generaciones en su mayoría ni se enteraron de cual fue su ideal.

A tal punto que el voto de la mujer, están convencidos que nace con la ley 13010 que se sancionó el 19 de Septiembre de 1947, mencionando a la Señora Eva Perón como la impulsora; si bien ella impulsó la parte final de la lucha, ésta comenzó muchísimo tiempo antes teniendo como protagonistas a las socialistas, anarquistas y librepensadoras.

Vayamos al Piamonte, Italia, un 22 de Marzo de 1873 donde nace Julieta Lanteri; desde los seis años reside en la Argentina. Después de cursar estudios primarios y secundarios, ingresa a la Facultad de Medicina en 1896. En 1907, le otorgan el título de Médica, convirtiéndose en la sexta mujer graduada en el país; por sugerencia de sus profesores pide la adscripción a la Cátedra de Enfermedad Mentales, pero le fue denegada porque no era Argentina.

Ahí comienza su lucha, la exigencia, obtener la Carta de Ciudadanía, cuando en verdad ese documento otorgaba derechos políticos que ni ella ni ninguna mujer podían ejercer.

Aprovechando una ley de la Ciudad de Buenos Aires, viendo que cumplía con los requisitos solicitados y ya había conseguido la carta de ciudadanía, pidió ser inscripta en el padrón y el 26 de Noviembre de 1911, emite su voto en el atrio de la Iglesia de San Juan, convirtiéndose en la primera mujer que logró votar en America Latina.

Sigue su lucha, para las elecciones del 23 de Marzo de 1919, pide ser incluida en el padrón nacional, pero fue rechazada, es entonces cuando decide comenzar su lucha
fundando el Partido Feminista Nacional, es por eso que una mañana Buenos Aires despierta empapelada con un afiche que tenía una foto de una mujer con la leyenda: "En el Parlamento una banca me espera, llevadme a ella", firmaba la convocatoria el Partido Feminista Nacional.

Se presentó como candidata a diputada convirtiéndose en la primera mujer en ingresar a la contienda política, recordemos que hasta entonces era reservado solo para el género masculino.

La doctora Lanteri se presentó como candidata en elecciones nacionales en seis oportunidades, la última el 2 de Marzo de 1930; ya era conocida en el País y Latinoamérica, pero el 23 de Febrero de 1932 sufre un accidente, por un automóvil en Diagonal Norte y Suipacha, que dos días después le produce la muerte.

Estaba próxima a cumplir 59 años, no pudo ver por lo que tanto luchó, que las mujeres hicieran realidad el votar y ser elegidas.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 30 Mar 2009, 5:47 pm

La imagen no deja de ser chocante. La bandera roja con la cruz esvástica flameando junto a la celeste y blanca argentina, ante el “saludo” de unas 20 mil personas en el Estadio Luna Park, parece tratarse de una escena propia del mundo de la ficción. Sin embargo, en abril de 1938, el mítico escenario del boxeo, en pleno corazón de la Capital Federal, fue testigo del acto nacional socialista más importante realizado fuera de Alemania, con motivo del festejo de la anexión de Austria al Tercer Reich. Esa imagen, probablemente desconocida para el gran público e inédita para la televisión, marca el comienzo del polémico documental Projekt Huemul: El cuarto Reich en Argentina, una investigación que aborda los detalles del plan nuclear durante el gobierno de Juan Domingo Perón y que explica cómo el ex presidente se valió de científicos y técnicos alemanes para transformar al país en una potencia mundial, en busca de hacer realidad el diagnóstico que en 1919 arriesgó el Diccionario de la Real Academia Española: “... todo hace pensar que la República Argentina está llamada a rivalizar en su día con los Estados Unidos de la América de Norte”. El documental, que extiende su foco de análisis en las relaciones entre el gobierno de Perón y los cerebros de la Alemania post-Hitler, se estrenará hoy, a las 22, por The History Channel.

Distinguido como el mejor documental no europeo en la Selección Oficial del Festival de Cine Independiente de Europa de este año, Projekt Huemul parte de la hipótesis de que si el desarrollo atómico impulsado por Perón en 1950 hubiese llegado a buen puerto, la posibilidad de que la Argentina se convirtiera en potencia política mundial, desde su estrecho vínculo con militares y científicos nazis, estaba a un paso. Incluso el documental va más allá al plantear la posibilidad –amparada por documentos oficiales no clasificados de Estados Unidos– de que la Tercera Posición proclamada por Perón, equidistante del capitalismo y el comunismo, encubría un posible Cuarto Reich en América del Sur. Para abordar estas cuestiones, el documental de dos horas se vale de los testimonios del escritor Osvaldo Bayer, los investigadores Robert Potash y Holger Meding, el físico y ex director de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Mario Mariscotti, y de Wolfran Tank y Ruth Spagat, hija del ingeniero alemán que desarrolló el Pulqui 2 y ex traductora personal de Ronald Richter (el ingeniero alemán que dirigió el frustrado plan nuclear argentino), respectivamente.

“Mucho antes de que terminara la guerra, nosotros nos habíamos preparado ya para la posguerra. Les hicimos saber a los alemanes que les íbamos a declarar la guerra para salvar miles de vida. Cuando terminó la guerra, esos alemanes útiles nos ayudaron a levantar fábricas y mejorar las que ya teníamos, y de paso se ayudaron a ellos mismos”, declaró Perón al escritor Tomás Eloy Martínez en 1970, sobre la tardía declaración de guerra al Tercer Reich y el arribo de científicos alemanes al país. “Perón tomó ciertos elementos de los primeros años de Mussolini como del nacional socialismo hitleriano”, reconoce Bayer en uno de los pasajes del documental.

Pero, ¿no es una exageración pensar que por darles asilo a los científicos alemanes y tener una política nacionalista se iba a instalar un Cuarto Reich en la Argentina? “El Cuarto Reich en la Argentina es una metáfora”, aclara a Página/12 Rodrigo Vila, guionista y director del documental. “Obviamente, un Cuarto Reich a imagen y semejanza del alemán iba a ser imposible de instaurar en la idiosincrasia argentina, pero sí en una nueva forma más cercana al fascismo de Mussolini, con varias cosas del nacional socialismo. En el contexto de aquellos años, el Nacional Socialismo y el fascismo eran opciones válidas para muchos. Pero después de la Segunda Guerra las cosas cambiaron”, apunta el director.

Narrado en off por el actor español José Sacristán, Projekt Huemul avanza con material de archivo, recreaciones y un desarrollo gráfico utilizado para clarificar conceptos técnicos. Según Potash, autor de Las armas y las políticas en Argentina, cerca de 200 ingenieros alemanes arribaron al país tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, muchos de los cuales ocuparon puestos políticos durante el gobierno peronista. Uno de ellos fue el físico austríaco Ronald Richter, quien en 1948 llegó a la Argentina con la propuesta de producir energía atómica mediante el proceso de la fusión nuclear en forma controlada. El Proyecto Atómico Huemul se inició en un laboratorio construido en Villa del Lago, Córdoba, para luego instalarse definitivamente en la isla Huemul, en el Lago Nahuel Huapi.

El proyecto Huemul, por el que según la investigación Perón invirtió millones de dólares e incluso llegó a otorgarle poderes presidenciales a Richter dentro de la isla de 60 hectáreas, tuvo su momento mediático político en marzo de 1951, cuando el ex presidente anunció que “el 16 de febrero de 1951, en la planta piloto de energía atómica Isla Huemul, de San Carlos de Bariloche, se llevaron a cabo reacciones termonucleares bajo condiciones de control en escala técnica”. Poco después, la seriedad de las investigaciones del austríaco fue puesta en duda por el establishment y por distintas comisiones de expertos, que concluyeron que no existían pruebas experimentales ni teóricas que “permitieran afirmar que se haya logrado reacción nuclear alguna”. Tiempo después de aquella pomposa conferencia de prensa, nada más se supo del proyecto.

Tras 10 años de investigación, Vila cuenta que las visitas de Perón a la Italia de Mussolini y de Alemania, antes de 1941, calaron hondo en sus ideas políticas y sociales. Pero lejos estaba de aplicar un régimen totalitario. “Creo que Perón admiraba mucho más a Mussolini que a Hitler, por sus propios dichos, pero admiraba la ciencia y tecnología alemana, que fue la que impulsó los grandes descubrimientos del siglo XX. Desde su punto de vista, importar a estos técnicos y científicos alemanes era provechoso para el futuro del país, una buena estrategia en su Tercera Posición no alineada ni al capitalismo norteamericano ni el comunismo soviético”,
concluye el guionista del documental producido por Cinema7, The History Channel y Canal de la Historia (España).


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por SparklingDarkEyes el Dom 24 Mayo 2009, 8:45 pm

A 199 años de la revolución de mayo, dejo un extracto del Plan de Operaciones escrito por Mariano Moreno

“Centralización de la economía en la esfera estatal, confiscaciones de las grandes fortunas, nacionalización de las minas, trabas a las importaciones suntuarias, control estatal sobre el crédito y las divisas, explotación por el Estado de la riqueza minera (...)Se verá que una cantidad de doscientos o trescientos millones de pesos, puestos en el centro del Estado para la fomentación de las artes, agricultura, navegación, etc., producirá en pocos años un continente laborioso, instruido y virtuoso, sin necesidad de buscar exteriormente nada de lo que necesite para la conservación de sus habitantes, no hablando de aquellas manufacturas que, siendo como un vicio corrompido, son de un lujo excesivo e inútil, que debe evitarse principalmente porque son extranjeras y se venden a más oro de lo que pesan”.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por Princess el Lun 25 Mayo 2009, 2:27 am

Por eso lo envenenaron, pobre pibe, a quién le convenían sus ideas? Para mí, fue el más lucido de toda la Primera Junta...
avatar
Princess
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 3598
Edad : 33
Localización : Buenos Aires, Argentina
Karma :
Fecha de inscripción : 24/07/2008

Ver perfil de usuario http://www.servicioderedaccion.com.ar

Volver arriba Ir abajo

El Bicentenario es hoy - Por Hernán Brienza

Mensaje por SparklingDarkEyes el Lun 25 Mayo 2009, 9:37 am

Hemos vivido equivocados. Hemos festejado engañados. Durante 199 años hemos celebrado una fecha patria que no era tal. Todos nuestros actos escolares han sido falsos, nuestras proclamas apócrifas, nuestros libros viciados de apariencia. Nuestra historia está fundada sobre un mito inexacto: el 25 de Mayo de 1810. Antes de seguir quiero convenir en algo: todo lo dicho, todo lo escrito, lo debatido, lo peleado sobre aquellas jornadas inaugurales de este país-maceta forman parte de uno de los debates más ricos de nuestra historia. Equiparado, tal vez, a los combates sobre Juan Manuel de Rosas o sobre el peronismo, ya entrado el siglo XX. El problema no es lo que se diga o deje de decir sobre el 25 de Mayo de 1810, sobre saavedristas y morenistas, sobre paraguas y mazamorras, sobre serenos y patoteros como French y Beruti, sobre pueblos en la calle y cabildos abiertos. La cuestión está en que nuestra patria no nació ese día: los sueños de república, de libertad, de independencia, la Primera Junta en estas tierras no provino de esa ciudadaldea portuaria, atestada de sacerdotes ocultadores, comerciantes rapaces, contrabandistas nocturnos y pensadores liberales. No. La patria fue parida otro día: curiosamente otro 25 de mayo, pero de 1809. Exactamente un año antes. Y en el otro rincón del territorio. Allí en Chuquisaca, en el Alto Perú, en el corazón de la América andina, entre esa gente de rostros cobrizos, de caminar cansino y tonada cadenciosa.

Chuquisaca pertenecía, entonces, al Virreinato del Río de la Plata, pero tenía una serie de beneficios propios: autonomía administrativa y poder de policía propios. Su gran tesoro no era la plata potosina ni las regalías de la aduana. Su riqueza era la Universidad Mayor Real y Pontificia San Francisco Xavier, reconocida como uno de los centros de estudios más importantes del mundo. Era tan importante que era conocida como “la Atenas de América”. En sus aulas estudiaron Mariano Moreno, Juan José Castelli y Bernardo de Monteagudo, entre otros revolucionarios jacobinos.

La Universidad de Chuquisaca era el verdadero centro de las luces de principios del siglo XIX. Todo comenzó cuando llegaron a América las noticias de la caída del rey Fernando VII y la instauración de la Junta de Sevilla. La Real Audiencia de Charcas (como también se conocía la ciudad que hoy se llama Sucre en honor al mariscal Antonio José, mano derecha de Simón Bolívar) se opuso y llamó a constituir otras juntas provinciales. En noviembre de 1808, el delegado sevillano, José Manuel de Goyeneche, entró en la ciudad e intentó que ese territorio quedara en manos de Carlota Joaquina Teresa de Borbón, hermana de Fernando y reina regente de Portugal en el Brasil. Los claustros de la Universidad se convirtieron en un polvorín y rechazaron de plano las exigencias de Goyeneche. Poco después, la Audiencia reconoció la autoridad de la Junta sevillana, pero el germen revolucionario ya había despertado.

Los meses que siguieron fueron de agitación y conspiraciones. Un panfleto titulado “Diálogo entre Atahualpa y Fernando VII en los Campos Elíseos”, escrito por Bernardo de Monteagudo, decía: “Habitantes del Perú… Desaparezca la penosa y funesta noche de la usurpación, y amanezca luminoso y claro el día de la libertad. Quebrantad las terribles cadenas de la esclavitud y empezad a disfrutar de los deliciosos encantos de la independencia. Vuestra causa es justa, equitativos vuestros designios. Reuníos, pues, corred a dar ripio a la grande obra de vivir independientes”.

La revolución estalló el 25 de mayo, a las 18, cuando el presidente de la Audiencia, Ramón García Pizarro, mandó a detener a los conspiradores. Sólo pudo detener a Jaime de Zudánez. Pero el levantamiento no se hizo esperar: el pueblo lo acompañó a la cárcel y comenzó a apedrear los edificios públicos. Fue prácticamente liberado por la multitud que lo llevó en andas hasta la Plaza Mayor. Entre la gente se destacaba, dicen las crónicas de la época, Monteagudo, quien gritaba “Muera el mal gobierno, viva el rey Fernando VII”. García Pizarro renunció el 26 por la madrugada y asumió la “Audiencia gobernadora”. Había nacido la Primera Junta americana en territorio argentino. La Audiencia se enfrentó a todas las fuerzas reaccionarias y cayó unos meses después bajo la despiadada represión militar de Goyeneche. Unos meses después, Buenos Aires iba a tomar el ejemplo de Chuquisaca y se iba a levantar contra el poder peninsular.

Ahora bien, ¿por qué no se reivindica en nuestro país la revolución popular de Chuquisaca? ¿Por qué se la desconoce y se la ningunea? ¿Qué significa festejar como mito fundacional la revolución porteña en vez de la de América profunda? ¿Celebrar Mayo de 1810 no es anteponer el comercio a las ideas? ¿El librecambismo al librepensamiento? ¿No es celebrar también las amputaciones a las que fue sometido este continente con complicidad de los directoriales como Juan Martín de Pueyrredón –la Banda Oriental– y de los liberales como Bernardino Rivadavia –Bolivia–? Poner el eje del Bicentenario en el año X –sin recordar Chuquisaca– es achicar otra vez el sueño de los Monteagudo, los Moreno, los San Martín, los Bolívar, los Dorrego y los Artigas.
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por diegoventu el Mar 26 Mayo 2009, 2:38 pm

Siempre en contra de todo vos.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Extracto de la nota "Burguesia fallida" de A. Zaiat

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 06 Jun 2009, 11:20 am

El economista Andrés López escribió el documento Empresas, instituciones y desarrollo económico: un análisis general con reflexiones para el caso argentino, publicado en el Boletín Techint (Nº 320, mayo-agosto 2006), que es muy ilustrativo para acercarse a la complejidad de la burguesía nacional. López sostiene que “el estudio de la conducta empresaria es clave para entender mejor el funcionamiento de los mercados y la dinámica de la competencia, sino que también es central para comprender los diferentes estilos y alcances de los procesos de desarrollo económico a nivel nacional”. Describe en forma esquemática que investigadores de izquierda y liberales cuestionan, con distintas bases conceptuales arribando a la misma conclusión, el comportamiento de la burguesía local. Los primeros destacan que debido a su carácter rentístico o especulativo no fue capaz de liderar un proceso de acumulación basado en la innovación y la inversión en capital físico y humano. Por el contrario, se limitó a aprovechar las oportunidades que se presentaba en cada una de las fases de la economía en distintos momentos de la historia reciente. Hoy, por ejemplo, ya explotó el ciclo de elevado crecimiento que permitió la megadevaluación y pesificación, socializando pérdidas a costa del resto de la sociedad, y busca ahora una vía rápida de ajuste para sostener su comportamiento especulativo. Por su parte, la corriente liberal sostiene que la existencia de conductas empresarias que denomina “lobbista” o “de captura de rentas” no tiene que ver con características intrínsecas de la burguesía local, sino de políticas económicas erróneas, cuyo origen se ubica en el régimen mercado-internista surgido tras la crisis del ‘30 y consolidado a partir de los gobiernos peronistas.

Ambos enfoques, sostiene López, se unifican en la profunda desconfianza que tienen hacia toda forma de vinculación entre el Estado y la clase empresaria, “ya que cuando esa interacción existe usualmente es para generar beneficios hacia un sector limitado de la sociedad (gobernantes y empresarios poderosos) a costa del resto”. Para los liberales, esa interacción es “a priori sospechosa de ser el resultado o el prolegómeno de algún acto de corrupción o una transferencia de renta”, señala López, para agregar que la corriente de pensamiento de izquierda considera que “es la consecuencia del sometimiento del Estado a las necesidades del gran capital”. En la Argentina, la historia muestra evidencias de ambos tipos de conductas que ante intentos de construir institucionalidad a partir del Estado impulsando un proceso de acumulación sostenido, esa “burguesía fallida” ha buscado frustrarlo para mantener inalterado ese funcionamiento de la economía que le permite una acumulación especulativa de capital. Incluso cuando una facción de esa burguesía intenta apartarse de ese destino es señalada por los propios abanderados de la libertad del capital como cercana al gobierno de turno o marginada de los círculos del poder económico.

En general, todo proceso de industrialización implicó una fuerte transferencia de recursos públicos hacia la naciente burguesía. “La evidencia muestra que la corrupción ha estado presente, en mayor o menor medida, en casi todas las experiencias de industrialización y desarrollo económico modernas”, explica López.
Pero destaca a la vez que esos países (Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Japón, Corea, entre otros) han alcanzado una estructura institucional que ha impulsado que esa burguesía no se ha quedado en la captura de rentas o en conductas rentísticas, para reconvertirse en una con estrategias competitivas, dinámicas, de expansión, actuando como un factor de estabilidad económica y no de perturbación. No ha sido el caso de “burguesía fallida” de la experiencia argentina.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por SparklingDarkEyes el Dom 23 Ago 2009, 11:53 am

Hoy se cumplirán treinta y cuatro años del descubrimiento del cuerpo del entonces mayor del Ejército Argentino del Valle Larrabure, en un barrio de la periferia rosarina. Las Fuerzas Armadas, parte de la justicia federal y grandes medios de comunicación impusieron la idea de que el oficial había sido torturado y luego asesinado por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Pero el expediente original de la causa, que incluye la autopsia realizada en el momento del hallazgo, dice con absoluta claridad que no hubo tortura ni asesinato. Ese indispensable documento de obvio interés público descansa en la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario. Coincide en ese punto el empresario René Vicari, quien compartió el cautiverio con el militar . He aquí, por primera vez, un resumen de algunos fragmentos de aquel expediente que demuestran que no se trató de un asesinato.


El 10 de julio de 1974, el ERP tomó la Fábrica Militar de Villa María, en la provincia de Córdoba. Allí fue apresado el subdirector, mayor Argentino del Valle Larrabure. La guerrilla lo necesitaba como técnico para la fabricación de explosivos. El 19 de agosto de 1975, el mayor Larrabure se suicidó estrangulándose con un cordel en la “cárcel del pueblo” donde se encontraba, ubicada en calle Garay 3254, en Rosario.

El Ejército difundió que se lo había torturado
. “Acostumbrado a torturar y fusilar a todo combatiente que cae en sus manos, el Ejército quiere justificar su miserable actitud atribuyendo falsamente a los revolucionarios los mismos métodos que él utiliza”, contestó el ERP. El sábado 23 de agosto, el cadáver del oficial fue encontrado en un zanjón ubicado en inmediaciones de calle Ovidio Lagos y Muñoz, poco antes de la intersección con la ruta 178, en las afueras de la ciudad.

Alguien había llamado a la comisaría 18ª y sostuvo que “hay un bulto que les va a interesar”. El 4 de septiembre de 1975 el cadáver fue entregado al entonces teniente coronel Casals y las objetos personales de Larrabure fueron a manos del coronel Juan Pablo Saa, jefe del Servicio de Inteligencia del Batallón 121. El comandante del Segundo Cuerpo de Ejército con asiento en Rosario y jurisdicción sobre las provincias de Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes y Entre Ríos era Roberto Eduardo Viola. El 9 de septiembre lo reemplazaría Ramón Genaro Díaz Bessone. El diario La Nación tituló que “oficiales del Ejército informaron que el coronel Larrabure fue ahorcado por extremistas después de entonar el Himno Nacional”. Pero el expediente judicial jamás habló de torturas, mala alimentación y mucho menos de asesinato. Sin embargo, desde los grandes medios de comunicación se impuso la falsificación de la realidad.

“Larrabure, Argentino del Valle-su muerte.” Así decía el expediente que se tramitó en el Juzgado Federal Número 1 de Rosario, a cargo del doctor Pedro Alegría Cáceres. Llevaba el número 27.513 y luego se le acumularon el 27.522 y 27.526.

No hablaba de asesinato. El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas tomaron el poder. El presunto asesinato de Larrabure fue uno de los elementos que consolidaron el frente interno militar y minimizaron las resistencias sociales. En agosto de 1979, el entonces coronel José Herman Llera, a cargo del denominado Juzgado de Instrucción militar número seis, dependiente del Ministerio de Defensa en la Dirección General de Fabricaciones Militares, recibió una notificación desde Rosario.

En aquella carta se informaba que no estaba “agregada la partida de defunción del occiso” y explicaba que la inscripción de la defunción de Larrabure fue ordenada por el juez nacional de primera instancia en lo criminal y correccional federal número cuatro de la ciudad de Buenos Aires, doctor René Daffis Niklison. Esa nota es una doble confesión: cuatro años después de encontrado el cuerpo de Larrabure la propia burocracia del terrorismo de estado que había hecho del caso un símbolo y una permanente excusa para secuestrar y torturar opositores políticos y sociales a la dictadura, decía que se trataba de “una muerte” y ni siquiera dudosa y, por otra parte, señalaba que desde el primer momento la reconstrucción política del caso fue llevada adelante desde Capital Federal, a más de trescientos kilómetros en donde fue encontrado el cuerpo del oficial del Ejército Argentino. No hay referencias a ningún asesinato. La palabra homicidio fue impuesta por los jueces federales de Capital Federal, Daffis Niklison y Ramón Ojeda Febre, quienes le ordenaron que lo calificara así a su par rosarino, Aguirre Stegmann. Esa invención de la realidad se produjo el 24 de agosto de 1975, al día siguiente de la aparición del cuerpo en un baldío rosarino.

Un dato relevante es que las directivas de Febres y Daffis Niklison se emiten al mismo tiempo que se practicaba la primera autopsia, a las ocho de la mañana. “La muerte de Argentino del Valle Larrabure fue producida por asfixia por estrangulación”, dice, y también apunta que se encontraba en un “buen estado nutricional”. En ningún lugar de la autopsia se afirma que Larrabure haya sido estrangulado por un tercero. El 27 de septiembre de 1975, otro informe elaborado por los médicos forenses Avelino Do Pico y Guillermo Osman Dick, determinó que “no surgen lesiones producidas por el paso de corriente eléctrica”, lo cual contradijo las afirmaciones de la acción psicológica castrense y del gobierno de María Estela Martínez de Perón. El médico legista de la Policía Federal, Horacio José Marinoni, comenzó el examen del cadáver a las 8 de la mañana pero con un detalle no menor: no contaba con los medios ni el equipo de ayudantes que llevaron otros profesionales. Marinoni destaca la nutrición de un sujeto normal con respecto a su talla. Y el profesional dice algo más: su primer informe “fue hecho condicionado al resultado de la autopsia forense y de los exámenes complementarios que luego se requirieron, habiendo actuado con escasos elementos para su examen con los antecedentes que se brindaron en ese momento”. En síntesis, la autopsia practicada en el cuerpo de Larrabure jamás ofreció como conclusión la certeza de un homicidio, al contrario, era un cadáver que presentaba indicios de buena alimentación y buen cuidado sin la menor marca de tortura o golpe alguno.

Larrabure no estaba siendo castigado ni tampoco mal alimentado. No se lo iba a matar.



Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por diegoventu el Mar 22 Sep 2009, 10:43 am

La cuestión mapuche
Por Rolando Hanglin

Leemos que la comunidad mapuche Cayún ha ocupado tierras en la zona de San Martín de los Andes. Se trata de predios pertenecientes a Parques Nacionales. El conflicto social, cultural y patrimonial con los mapuches se ha ido desarrollando de tal modo que muy pronto va a ser un problema nacional, a debatir en el Congreso.

Muchos argentinos (sobre todo, los jóvenes) creen que los mapuches fueron los habitantes originarios del suelo argentino, donde vivieron pacíficamente criando a sus ovejas y tejiendo sus ponchos, sin ser molestados durante todo el lapso de la colonización española (digamos entre los años 1500 y 1850) hasta que la codicia de los estancieros blancos impulsó al general Julio Argentino Roca a expulsarlos de sus tierras. Esa sería la explicación de la limpieza étnica - o genocidio- realizada en 1879 con la llamada Campaña del Desierto.

Como es un tema complejo, que ni siquiera se estudia en el colegio secundario como parte de la historia argentina, no me atrevo a despachar una opinión "impactante" a través de estas líneas. Apenas sugiero a los interesados repasar algunos libros de etnografía, o por lo menos algo más profundo que un manual de historia de primer año, donde se dice poco y nada.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1177580

Un texto muy interesante.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Por Osvaldo Bayer

Mensaje por SparklingDarkEyes el Sáb 07 Nov 2009, 5:01 pm

El próximo lunes 9 se cumplirán cien años de un suceso que conmocionó a Buenos Aires. Un joven ruso, de 18 años, había hecho volar por el aire con una bomba nada menos que al todopoderoso jefe de policía de Buenos Aires, coronel Ramón L. Falcón. El ejecutor era un anarquista llamado Simón Radowitzky y con su acción quiso vengar a sus compañeros asesinados el 1º de mayo de ese 1909, en la represión encabezada por el militar contra la manifestación de los obreros que recordaban las figuras de los cinco anarquistas condenados a muerte por la Justicia de Estados Unidos, por su lucha a favor de las ocho horas de trabajo. Un muchacho recién salido de la adolescencia, nacido en Rusia, y “además judío”, como señalaban las crónicas de nuestros diarios, se atrevía contra quien aparecía como el hombre de más poder en todo el país.

El coronel Falcón había sido el mejor oficial del general Roca en el exterminio de los pueblos originarios en la denominada Campaña del Desierto. Además, había llegado a la fama en aquella Argentina conservadora como el represor de las huelgas de conventillos, llevadas a cabo por las mujeres inmigrantes que se negaban a pagar los aumentos constantes del alquiler por parte de los propietarios. El coronel Falcón demostró su hombría de bien y su título de coronel entrando a palo limpio en esos palomares de la miseria y del hacinamiento que eran los miserables domicilios de 140 habitantes por conventillo, que poseían un solo excusado como se llamaba a los retretes de aquel tiempo. Ya como Roca lo había llevado a cabo el 1º de mayo de 1904, Falcón imitó a su jefe ese Día del Trabajador y atacó a los setenta mil obreros que llenaban la Plaza Lorea. Las crónicas dirán luego que quedaron “36 charcos de sangre”. Fue un ataque feroz de total cobardía porque, sin aviso previo, el militar ordenó a la fusilería de la policía abrir fuego contra las columnas obreras. Pero los anarquistas no eran hombres de arrugar y guardar silencio. Desde ese momento dijeron que el tirano iba a pagar con su vida tamaña cobardía. Y fue así como ese joven ruso, Simón, se ofreció a no dejar impune el crimen del poder. Le arrojó la bomba a la salida de un acto en el cementerio de la Recoleta y tanto el coronel como su secretario fallecieron por efectos del explosivo. Cómo lloraron los diarios al dar la noticia, en especial La Nación. Había sido muerto uno de los pilares del sistema.

La historia continuará con el destino de Simón. Lo apresarán. Le iniciarán juicio y lo condenarán a muerte, aunque él siempre sostuvo que era menor de edad. Para esos menores de edad y para las mujeres no había pena de muerte. Lo demostrará con una partida de nacimiento llegada de Rusia y será condenado a prisión perpetua. Como no tuvo éxito una huida preparada por sus compañeros anarquistas fue trasladado a Ushuaia, la Siberia argentina, donde todo preso iba indefectiblemente a morir. Más todavía, que cuando llegaba el aniversario de su atentado contra Falcón, se lo condenaba a estar una semana en un calabozo al aire libre, sin calefacción. Pero el “ruso” Simón se fue convirtiendo en el alma del presidio. El siempre daba un paso al frente en la protesta cuando a algún otro preso se lo castigaba o se cometían injusticias en el trato general. Fue durante toda su estada el verdadero “delegado” defensor de esos presos comunes. Y políticos. Por eso mismo se lo sometía a un tratamiento de terror. Pero el “ángel de Ushuaia”, como se lo llamaba, no daba su brazo a torcer sin temor a las represalias de los guardiacárceles. Los que lean La casa de los muertos o El sepulcro de los vivos, del gran escritor Fedor Dostoievsky, que describe las cárceles de Siberia, y sufren con los padecimientos de los condenados, no sospechan que en territorio argentino existió un lugar exactamente igual construido por Roca, de donde son muy pocos los que salieron con vida o retornaron a la sociedad con sus facultades mentales normales.

Los anarquistas de todo el país siempre lo recordaron a Simón y lucharon en grandes jornadas de manifestaciones por su libertad. E intentaron un operativo como sólo los anarquistas sabían prepararlos. Lograron liberarlo y embarcarlo en un pequeño velero rumbo a Chile pero, cerca de Punta Arenas, guardias chilenos lo sorprenden y lo entregan nuevamente a las autoridades argentinas. La venganza será tremenda: Simón será encerrado durante más de dos años en una celda, aislado, sin ver la luz del sol y sólo a media ración. Pero en los círculos obreros y políticos, Simón gana cada vez más popularidad. Las calles de Buenos Aires y de otras ciudades tendrán pintadas con “Libertad a Simón” y su retrato aparece en las ediciones de todas las publicaciones libertarias.

Mientras tanto, le envían dinero que se recauda en las fábricas. Pero Simón no lo aprovecha para su persona sino que lo reparte entre los enfermos del penal y la compra de libros para la escasa biblioteca de la cárcel. Los pedidos de indulto para el preso le llueven al presidente Yrigoyen, quien finalmente se lo otorgará en el 13 de abril de 1930. Simón había padecido veintiún años de prisión. Pero la reacción de los militares y de la prensa es muy grande contra la decisión del primer mandatario. De manera que el preso es traído por un barco de la marina de guerra hasta el Río de la Plata. Allí es obligado a trasladarse al buque de la carrera que une a Buenos Aires con Montevideo y de esa manera es expulsado del país hacia Uruguay.

Allí, en la otra orilla, es recibido por manifestaciones obreras que le dan lugar en sus sedes y lo saludan como al mejor compañero.
Al quedar libre, Simón recuerda a sus compañeros presos en Ushuaia y dirá: “La separación de mis compañeros de infortunio fue muy dolorosa”. Comenzará a trabajar días después como mecánico y más tarde se prestará a ser mensajero entre los anarquistas del Uruguay y de Brasil. Hasta que se acaba la democracia en la Banda Oriental y comienza la dictadura de Terra, quien ordena su detención. El anarquista es confinado en la isla de Flores. Allí las condiciones son pésimas. Debe dormir en un sótano. Permanecerá más de tres años en esas condiciones hasta que sus compañeros de ideas logran su libertad. Pero al llegar a Montevideo es apresado nuevamente y llevado a la cárcel. Hasta que, liberado de nuevo, decide marchar a España donde ha estallado la guerra civil con el levantamiento de los militares de Franco contra la República. Allá Simón formará parte de los grupos que lucharán contra los militares alzados. Pero no usará armas, oficiará de transportador de alimentos para las tropas del frente, principalmente para los soldados que están en trincheras. Hasta que llega la derrota del pueblo y Simón será uno de los tantos que marchará a Francia a refugiarse y de allí podrá embarcarse hacia México.

En México pedirá trabajar en una fábrica de juguetes para niños. Así transcurrirán los últimos dieciséis años de su vida entre el trabajo y las charlas y conferencias que daba a sus compañeros de ideas. Siempre sostuvo, hasta el fin, que la gran revolución humana sólo la podía hacer el socialismo libertario, hasta lograr la paz eterna y la igualdad entre los pueblos.


En la Argentina, los dueños del poder siempre trataron de ignorar esta figura que parecía salida de una novela de Dostoievsky. El que había alzado la mano para eliminar a un tirano y que en su vida posterior se comportó como un ser de bondad extrema y de espíritu de solidaridad con los que sufren.


Salutes
avatar
SparklingDarkEyes
No puedo parar!
No puedo parar!

Cantidad de envíos : 4136
Edad : 39
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por ELMASTODONTE el Lun 09 Nov 2009, 3:33 pm

Un groso SImon mal, yo sabia de el hasta que se fue a la guerra en España, pense que alli habia muerto. Buena info Ruben de donde la sacaste?

Es por ello que muchas veces aparecen pintadas en la calle Ramon Falcon donde tachan a este y escriben Simon Radowitzky.
avatar
ELMASTODONTE
Analia = Alita

Cantidad de envíos : 4730
Edad : 31
Localización : con tu mami
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 13/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por Fëanor el Lun 09 Nov 2009, 8:52 pm

Me acuerdo que vi sobre éste hecho en el programa de Felipe Pigna. Unos dementes esos anarquistas extranjeros, se la re bancaban.

_________________
Into battle we ride with Gods by our side
We are strong and not afraid to die
We have an urge to kill and our lust for blood has to be fulfilled
We'll Fight Till The End! And send our enemies straight to Hell!!!
avatar
Fëanor
♪ Punteando ♪
♪ Punteando ♪

Cantidad de envíos : 5707
Edad : 34
Localización : Rosario, Argentina
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 15/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por diegoventu el Lun 09 Nov 2009, 9:15 pm

Así les fue...
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por Fëanor el Mar 10 Nov 2009, 12:30 am

diegoventu escribió:Así les fue...

Sí, se los recuerda mas allá de que hayan pasado 5 años, creo que algun significado tuvieron sus actos. Pero acá ya sabemos de que lado estás, asi que...

_________________
Into battle we ride with Gods by our side
We are strong and not afraid to die
We have an urge to kill and our lust for blood has to be fulfilled
We'll Fight Till The End! And send our enemies straight to Hell!!!
avatar
Fëanor
♪ Punteando ♪
♪ Punteando ♪

Cantidad de envíos : 5707
Edad : 34
Localización : Rosario, Argentina
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 15/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por diegoventu el Mar 10 Nov 2009, 9:48 am

Y vocación también jeje.
avatar
diegoventu
Son toda' putas!

Cantidad de envíos : 5910
Edad : 32
Localización : Junín / Ciudad de Buenos Aires
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por ELMASTODONTE el Mar 10 Nov 2009, 12:30 pm

la consciencia de clase obrera se fue formando gracias a los inmigrantes extranjeros, es por ello que en ese periodo de promulgo la ley de residencia para deportarlos je
avatar
ELMASTODONTE
Analia = Alita

Cantidad de envíos : 4730
Edad : 31
Localización : con tu mami
Karma :
Medalla :
Fecha de inscripción : 13/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hechos de la Historia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.